Zaragoza

Sanidad

El Gobierno de Aragón cerrará el laboratorio del Grande Covián antes de final de año

El servicio se trasladará a los hospitales Miguel Servet y Royo Villanova, y los trabajadores anuncian despidos y una probable saturación.

El Grande Covián, cerrado por las tardes durante todo el verano
ASIER ALCORTA

El Gobierno de Aragón cerrará el laboratorio del centro de especialidades Grande Covián de Zaragoza antes de final de año. Esta es la decisión que ha adoptado el departamento de Sanidad de la DGA dentro de su plan de optimización de los recursos. El cierre, previsto para el último trimestre del 2012, obligará a trasladar las pruebas analíticas de hematología y bioquímica al laboratorio del hospital Miguel Servet, y las pruebas de microbiología al hospital Royo Villanova.

Esta decisión la ha adoptado el Ejecutivo aragonés con el objetivo de “evitar duplicidades” y para ello, buscará unificar los análisis en los dos grandes laboratorios de la capital. Asimismo, fuentes del Gobierno de Aragón aseguraron que “todos los trabajadores del laboratorio del Grande Covián serán recolocados en los otros centros”.

En este sentido, la DGA aseguró que este cierre y la consiguiente derivación del servicio generará un ahorro económico, al que se verá unido una mejora en los plazos. “Necesitamos centralizar todo el tema de análisis porque así ahorraremos dinero y evitaremos duplicidades”, aseveraron las mismas fuentes. Además, aseguraron que se puede observar un ahorro de tiempo y que los resultados “se entreguen con un poco más de premura”.

A este respecto, el Gobierno de Aragón puso el acento en defender que la calidad del paciente “nunca va a sufrir una merma”, afirmando que los laboratorios del Miguel Servet y el Royo Villanova “pueden absorber este trabajo y muchos más porque tienen capacidad para ello”. Sin embargo, los pacientes seguirán acudiendo al Grande Covián para realizarse los análisis y recibir los resultados.

Los trabajadores auguran que habrá despidos y saturación

El cierre del laboratorio del Grande Covián no ha cogido por sorpresa a los trabajadores del centro, aunque desconocían por completo la decisión adoptada por la DGA: “A la Junta de Personal del sector I del Salud no nos han informado de absolutamente nada”, señaló un miembro de la Junta. Sin embargo, el gerente del sector I y II del Salud, Mario González, les ha trasladado en diversas reuniones “su apuesta directa por el cierre del laboratorio”.

A pesar de esta resolución adoptada por la DGA, la Junta de Personal defendió que esta decisión atañe a cuestiones puramente económicas centradas en el ahorro. “Tenemos datos de que las analíticas son más baratas en el Grande Covián que en el hospital Miguel Servet”, defendió.

En este sentido, el miembro de la Junta de Personal avanzó que esta decisión se tomó para que a la DGA “le salgan las cuentas”. “El laboratorio del Miguel Servet funciona por ratios de análisis y cuantos más análisis hagan más barato les sale”, indicó y aportó un ejemplo: “Si ahora al Miguel Servet hacer una analítica le cuesta dos euros y realiza 10.000, cuando aumentan este ratio les sale más barato, por ejemplo, a un euro. Por eso quieren absorber el mayor número de laboratorios posibles”.

Sin embargo, el miembro de la Junta de Personal aseguró que el el ahorro de costes perseguido por el Gobierno de Aragón se vería mermado por la inversión que el Ejecutivo se ve obligado a realizar para proceder al traslado. “La DGA estaba pendiente de encontrar los 180.000 euros que cuesta acomodar el laboratorio del Miguel Servet y este dinero lo ha puesto encima de la mesa la empresa privada de productos farmacéuticos Izasa”, señaló.

Esta posible inversión revela, según el miembro de la Junta, un riesgo de saturación del laboratorio del Servet. “Actualmente ya se están haciendo turnos por las tardes para poder acabar el trabajo de las mañanas y este problema se incrementaría con la absorción de todo el trabajo que se hace en el Grande Covián”, reveló.

Además de la saturación, desde la Junta de Personal del sector I se aseguró que el cierre del laboratorio del centro de especialidades derivará en una perdida del personal. “Se van a quedar alrededor de ocho puestos de trabajo por el camino y al resto, aunque todavía no sabemos nada seguro, parece que nos ofertarán ir al Royo Villanova o al hospital Provincial”, explicó. Actualmente, en el laboratorio del Grande Covián trabajan más de 30 empleados, entre ellos cuatro personas próximas a la jubilación. “Estamos seguros que varias personas próximas a la jubilación se quedarán por el camino además de gente por acumulación de tareas”, indicó este miembro.

Junto a esta decisión adoptada por la DGA, los trabajadores del Grande Covián también denunciaron la desaparición de otros servicios: “En el centro ya no se pasa consulta de otorrino, ni de oftalmología de urgencia. Además, el servicio de ginecología está derivando historiales hacia el provincial y por las tardes hay pocas consultas, lo que provoca que se infrautilice el servicio”, explicó este componente de la Junta de Personal.

Etiquetas