Despliega el menú
Zaragoza

Tercer Milenio

La continuidad de los barcos del Ebro, en el aire

La supresión del dragado (pactada por PSOE, IU y CHA) complica este año las posibilidades de navegación. La empresa vende varios barcos en su web.

Un Ebrobús, el verano de 2011
La continuidad de los barcos del Ebro, en el aire
OLIVER DUCH

El acuerdo entre PSOE, IU y CHA para suprimir el dragado del Ebro (incluido dentro del pacto por los Presupuestos) puede complicar la continuidad de los barcos en Zaragoza. La navegación fluvial comenzó en 2008 y todos los años ha sido necesario dragar previamente el río. Este año, ni la empresa (Turismo Ebro Fluvial SL) ni el equipo de Gobierno garantizan la continuidad de los barcos sin el dragado.


IU y CHA han forzado la supresión del dragado por su alto coste económico y medioambiental. “El dragado era una barbaridad medioambiental y un símbolo de la época de grandes eventos. Ahora tenemos que adaptarnos a la realidad”, afirma Pablo Muñoz, concejal de IU. “Nuestra propuesta siempre ha sido que se adapten los barcos al Ebro y no el río a los barcos”, afirman desde el grupo municipal de Chunta.


En 2011, los Ebrobuses navegaron desde finales de junio hasta después del Pilar y tuvieron 8.225 usuarios (un 17% menos que en 2010). La navegación se vio condicionada por el viento y por la falta de caudal, que impidieron salir a los barcos algunos días.


El año pasado -como los anteriores- el Ayuntamiento dragó previamente el cauce del río, entre los puentes de Piedra y de La Almozara, para garantizar el canal de navegación. Varias asociaciones ecologistas y vecinales han criticado estos años el dragado “por el grave deterioro que supone para la vida acuática y la dinámica fluvial”. En 2011 se retiraron unos 300 metros cúbicos de gravas, una cantidad inferior a la de años anteriores. El Ayuntamiento, la empresa y el Colegio de Ingenieros han afirmado en varias ocasiones que el dragado es “irrelevante” y “ no causa problemas ambientales”.


Sin el dragado nadie garantiza que este año puedan navegar los barcos. “Depende del río”, responden tanto desde el Ayuntamiento como desde la empresa. “Cuando pasen las avenidas del río (esta primavera aún no ha habido una crecida fuerte), se hará una batimetría para ver el estado del cauce. Después se decidirá si pueden salir los barcos”, afirman fuentes de Medio Ambiente del Ayuntamiento.


El comienzo del servicio de navegación no ha tenido en años atrás una fecha fija. El año pasado los barcos empezaron a finales de junio. En 2008, en vísperas de la Expo hubo una crecida y los barcos no comenzaron hasta finales de julio.


La navegación es muy sensible al estado del río (con poco caudal los barcos no pueden navegar pero con excesiva corriente, tampoco) y al viento. “Los Ebrobuses necesitan un mínimo de 80 centímetros de calado para poder navegar. Este año no sabemos si se podrá salir. Hay que esperar a la batimetría y ver cómo está el río”, afirma Alberto Frutos, de Turismo Ebro Fluvial.

Barcos en venta

La empresa Turismo Ebro Fluvial, concesionaria del servicio de navegación en Zaragoza, ha puesto recientemente a la venta varios barcos de su flota, como se puede ver en su página web.


“Para la Expo trajimos más barcos de los que luego necesitamos. El verano pasado solo usamos tres. Ahora sacamos a la venta dos o tres que nos sobran. El precio está por pactar”, afirma Alberto Frutos.


En la web no especifican qué barcos salen a la venta. Sí anuncian que tienen cinco barcos disponibles para alquilar en España o el extranjero: los Ebrobuses I, II y III (con capacidad para 24 personas cada uno), el catamarán Félix de Azara (con capacidad hasta 76 personas) y el catamarán Helios (para 60 personas).


La empresa tiene la concesión hasta 2033. Desde el Ayuntamiento reiteran que la navegación no tiene ningún coste para las arcas municipales (salvo el del dragado, hasta ahora). “Se contempla una subvención si tienen dos años seguidos de pérdidas, y eso no ha sucedido”, señalan fuentes de Medio Ambiente.

Etiquetas