Zaragoza

Maltrato animal

Rescatan medio centenar de perros hacinados en una granja de Ricla

Varias protectoras han recuperado en la última semana más de 50 perros "en condiciones insalubres" en una granja porcina de Ricla.

Algunos de los animales.
Algunos de los animales.
ZARPA

"Un infierno". Dos palabras bastan a la protectora de animales Zarpa para definir el panorama que se encontraron la pasada semana en una granja porcina en la localidad zaragozana de Ricla, donde algo más de cincuenta perros se hallaban "en unas condiciones insalubres, sin control veterinario y llenos de garrapatas". El próximo nacimiento de nuevos cachorros hubiera empeorado, más si cabe, la situación, que ya ha sido denunciada ante el Seprona y el puesto de la Guardia Civil de La Almunia.

Según manifiesta la asociación, "no es la primera vez" que la mala praxis del dueño de la finca fuerza una situación como esta. Al parecer, el propietario se hacía con cuatro o cinco cachorros, a los que dejaba procrear sin control. Esto generaba "embarazos entre animales con consanguinidad de primer y segundo grado (padres-hijos; hermano-hermana)".

No son las únicas situaciones dantescas que se han dado en el recinto. Los animales, con rácimos de garrapatas bajo las axilas, tras las orejas y entre los dedos de las patas, eran alimentados puntualmente con pienso para cerdos, si bien comían cualquier cosa a su alcance. Incluso, apunta José Amézaga, miembro de Zarpa, "algún cerdo muerto y ratas".

Los perros se encontraban divididos en dos manadas, una delante y otra detrás de la casa. El grupo de la zona delantera constaba de "unos 35 animales", de carácter más sociable, explica José Amézaga. En la parte trasera se encontraba una manada algo menor, de "unos 20 perros, más temerosos e independientes".

Los clanes apenas estaban separados por un tablón sobre un charco de orines de cerdo, que hacía de frontera natural y no lograba evitar las peleas entre manadas.

Rápida actuación

Nada más verificar esta dura realidad, tanto Zarpa como otras asociaciones (Galgo Leku, Zarapeludos y Armantes) y particulares procedieron a retirar los perros, especialmente los cachorros, los enfermos y las hembras embarazadas. Sin embargo, aún quedan animales en la finca.

Una vez trasladados a un espacio más salubre, los animales han ido recibiendo hasta tres concienzudos baños para alcanzar las mínimas condiciones higiénico-sanitarias. Un arduo trabajo que se ha prolongado durante la última semana.

Desbordadas ante el gran volumen de cachorros que deben atender, las protectoras zaragozanas se están poniendo en contacto con organizaciones del resto de España e, incluso, del extranjero. Además, piden colaboración ciudadana para colocar rápidamente a los perros.

Para facilitar la adopción, desde Zarpa ponen a disposición de los interesados los siguientes correos electrónicos: acogidas@zarpa.org y voluntariosdezarpa@hotmail.com

Etiquetas