Zaragoza

Zaragoza

Disparidad en el Casco ante un plan de peatonalización

El grupo municipal de IU sostiene que la segunda fase de las obras del tranvía suponen el ?mejor momento? para abrir un debate, que contempla la peatonalización del Puente de Piedra, la Magdalena hasta San Pablo, el parque Bruil y hasta La Aljafería.

Los vecinos Casco Histórico, a la expectativa de un nuevo plan de peatonalización del distrito
T. M.

Sacar el tráfico privado de las calles más céntricas de la ciudad. Este es el eterno debate que una vez más vuelve a estar presente en el ámbito político, después de que el grupo municipal de IU haya propuesto un nuevo estudio acerca de la peatonalización del Casco Histórico de la ciudad.

Se trata de una iniciativa que, a pesar de haber sido ya propuesta en otras ocasiones, pretende aprovechar las actuales obras de la segunda fase del tranvía para llevar a cabo un debate acerca de una posible actuación integral, que iría desde el barrio de la Magdalena hasta San Pablo, Bruil e incluso el entorno de La Aljafería y que afectaría al 70% de los viales actuales.

Un nuevo diseño formado por calles peatonales o semipeatonales, con circulación restringida solo para residentes, acceso a comercios y estacionamientos de carga y descarga, y que supondría la posibilidad de hacer peatonal el Puente de Piedra, lo que conllevaría a extenderlo a la calle de Don Jaime; restringir el tráfico en San Vicente de Paúl o en el paseo de Echegaray y Caballero e incluso la de una semipeatonalización de Conde Aranda, desde donde solo el autobús accede al Casco. “Se trata de un estudio que necesita contar con datos reales del Área de Movilidad y otros servicios para definir en qué calles se podría hacer efectivo, así como valorar las distintas opiniones de los colectivos vecinales”, apuntan desde IU.

Propuestas que ya han supuesto las primeras voces de alarma en algunos distritos zaragozanos, como es el caso de los vecinos del Arrabal, para quienes cerrar al tráfico el Puente de Piedra conllevaría “el aislamiento de un barrio a costa de la peatonalización del centro de la ciudad”.El Puente de Piedra

“Se trata de la única vía natural que lleva utilizándose 2.000 años y que conecta un barrio ya consolidado con el resto de la capital”, apunta Rafael Tejedor, presidente de la Asociación Tío Jorge Arrabal. “No nos negamos a que se peatonalicen las calles, siempre que nos garanticen el transporte público funcionará como hasta ahora”, dice Tejedor. Para ello, desde la agrupación vecinal proponen un bus eléctrico no contaminante como único vehículo que cruzara el Puente de Piedra, con recorrido desde la calle de Valle de Zuriza hasta el Teatro Principal.

“Otra alternativa sería crear una microlínea de autobús urbano que nos acercara hasta el tranvía, ya que las propuestas de desviar el tráfico hacia el Puente de Santiago no tendría demasiado sentido”, apunta Rafael Tejedor, que pide una “peatonalización del Casco Histórico, pero razonable y adecuada para todos”.

Una opinión similar compartida por David Arribas, de la Asociación de Vecinos Madalena ‘Calle y Libertad’. “Nos parece bien y positivo que se abra un debate entorno a este tema, aprovechando las obras del tranvía. Apostamos por una reducción del uso del vehículo en el Casco Histórico, pero no total, para que el distrito continúe teniendo vida”.

Por su parte, Javier Rodríguez, presidente de la Asociación de Vecinos Lanuza Casco Histórico, apoya la propuesta de peatonalizar el distrito “porque queremos que se pacifique el tráfico en el barrio. Ahora es un buen momento para abrir un debate de estas características, pero siempre respetando la opinión de los comerciantes y residentes en la zona”, concluyen desde la agrupación vecinal.

Etiquetas