Despliega el menú
Zaragoza

TRIBUNALES

El fiscal pide 11 años a un joven por una agresión sexual a su expareja

Los hechos se produjeron en el municipio zaragozano de Sestrica, donde el acusado supuestamente golpeó, violó y amenazó de muerte a la víctima.

El ministerio fiscal ha solicitado este martes, en un juicio celebrado a puerta cerrada en la Audiencia de Zaragoza, penas que suman 11 años de prisión para un joven como presunto autor responsable de agredir sexualmente a su expareja en el municipio zaragozano de Sestrica.

Según han informadofuentes judiciales, fiscalía y acusación particular han solicitado para el procesado una condena de 9 años de prisión por un presunto delito de agresión sexual, y otros dos años más por obstrucción a la justicia.

En su escrito de acusación, el ministerio público relata que el acusado, Diego F.L., de 25 años de edad, tuvo una relación con la denunciante desde principios de 2003 hasta finales de 2005, durante la cual mantuvo una actitud "intimidatoria y vejatoria" respecto a su excompañera que le llevó a impedir que se relacionara con otras personas y a obligarle a vestirse como él quería.

Una vez finalizada la relación, asegura el fiscal, el acusado comenzó a llamar a su expareja por teléfono de forma continua y a desplazarse todos los fines de semana desde Sestrica a Brea de Aragón, donde residía la mujer.

Durante las fiestas patronales de Sestrica, en julio de 2007, el procesado se acercó a la denunciante y entabló una discusión para tratar de convencerla de que le permitiera llevarla de regreso a Brea.

Ante la negativa de la mujer, el acusado la agarró por el cuello con sus dos manos y le propinó dos patadas en la pierna y dos rodillazos en la cadera, lo que favoreció que la mujer perdiera el conocimiento.

La acusación relata que el acusado montó a su presunta víctima en el coche y la trasladó por un camino hasta un lugar donde detuvo el coche para perpetrar la supuesta agresión.

Tras la agresión, el joven volvió a introducir a su expareja en el vehículo y la trasladó hasta su domicilio, amenazándola de muerte si denunciaba los hechos, actitud que, según el fiscal, ha persistido en el tiempo.

Fiscalía y acusación particular han solicitado para el acusado penas que suman 10 años de prisión, prohibición para acercarse a la mujer por un periodo de ocho años y el pago de una indemnización de 40.000 euros.

Por su parte, la defensa ha solicitado la libre absolución de su cliente al entender que no se produjo agresión sexual alguna.

Etiquetas