Despliega el menú
Zaragoza

ESCRUTINIO EN LA JORNADA ELECTORAL

Menos papel y más informática en el 20-N

El Ministerio del Interior extiende el uso de PDAs para recoger y enviar más rápidamente los datos de las mesas electorales, mientras que se reduce el número de papeletas impresas para recortar gastos.

La preocupación por la clase política también alcanza su máximo histórico
Las mesas electrónicas y la reivindicación del 15-M marcaron la jornada electoral
R. GOBANTES

La tecnología adquiere mayor protagonismo en las elecciones generales del próximo 20 de noviembre. Igual que ocurre en otros países europeos, el Ministerio del Interior va a expandir el uso de las PDAs, pequeños ordenadores de bolsillo, para recoger y enviar los datos de las mesas electorales.

Un total de 288 de estos dispositivos electrónicos se emplearán en la provincia de Zaragoza durante la jornada electoral para enviar los datos al Centro de Recogida de Información (CRI), que este año se encontrará solamente en Madrid en lugar de en cada una de las comunidades autónomas. De esta forma, se pretende reducir el tiempo de espera y agilizar el proceso del escrutinio.

Estas PDAs se distribuirán por los municipios de más 2.000 electores y que tengan en el colegio electoral 2 o más mesas. La mayoría se quedarán en los más de 140 colegios electorales de la ciudad de Zaragoza. Las pequeñas localidades continuarán  realizando el recuento de votos con el tradicional sistema telefónico.

Durante estas semanas previas al 20-N, se ha estado formando a los funcionarios que trabajarán durante la jornada electoral. Este personal se puede dividir en 3 grupos: los representantes que reciben información en los municipios y la transmiten telefónicamente, los que solo recogen información, los portadores de PDA que envían los datos y, por último, los que realizan las funciones de representante y portador en los colegios donde hay pocas mesas electorales. En total, casi 900 personas trabajarán con los datos electorales en la provincia de Zaragoza.

Este sistema se comenzó a implantar en las elecciones generales de 2008 en todos los municipios de más de 50.000 electores, lo que supone un 46% del censo de España. Este 2011 se alcanzará al 86%, aunque en Madrid, Barcelona y Canarias se llegará al 100%.

Ahorro en papel

Mientras que la tecnología está cada vez más presente a lo largo del proceso electoral, el Ministerio del Interior ha decidido recortar gastos en las papeletas, lo que supondrá un ahorro de un 5,8% con respecto a 2008. El coste electoral del 20-N será de 124 millones de euros.

Se imprimirán 500.000 papeletas menos que en 2008 y se ha cambiado el diseño de las del Senado, donde no aparecerán los suplentes y se reducen al tamaño de un folio común.

Para conseguirlo, se ha realizado un estudio para conocer cuántas papeletas electorales fueron realmente utilizadas en las pasadas elecciones generales, que son las que se han mandado imprimir. En el caso de que falten, las subdelegaciones de Gobierno podrán hacer más.

Etiquetas