Zaragoza
Suscríbete

EDUCACIÓN

La situación de las arcas municipales acaba con el 30% de los cursos de la Universidad Popular

El Ayuntamiento ha prescindido de todos los profesores externos del centro, lo que ha dejado a unos 1.000 alumnos sin clases.

La situación de las arcas municipales  acaba con el 30% de los cursos de la Universidad Popular
La situación de las arcas municipales acaba con el 30% de los cursos de la Universidad Popular
JOSé MANUEL MARCO

El objetivo de eliminar -o al menos reducir- el déficit que acumulan algunos servicios del Ayuntamiento de Zaragoza ya se cobra sus primeras víctimas. La Universidad Popular ha anunciado esta semana a sus alumnos que va a prescindir de todos los profesores que no forman parte de la plantilla, lo que conlleva la eliminación de alrededor del 30% de los cursos que ofertaba este centro de enseñanza. La única explicación que se ha dado es puramente económica. Según los cálculos del Ayuntamiento, la Universidad Popular acarrea unos gastos de casi 1,8 millones de euros, y genera unos ingresos de unos 200.000 euros.

Esta decisión ha sorprendido a los alrededor de 3.000 alumnos que tiene un centro que recibe más de 5.000 solicitudes al año. "Muchos habían empezado cursos que no van a poder terminar", explica Eduardo Jiménez, delegado general de los alumnos de la Universidad Popular. "Les pedimos que al menos nos dejaran terminar los ciclos, pero no ha habido manera", añade. Calcula que un tercio de los alumnos, unos 1.000, se verán afectados por esta medida. De manera paralela, unos 20 profesores de los 60 que había se han quedado sin ejercer en este centro.

Los profesores externos de los que se ha decidido prescindir daban clases, sobre todo, de idiomas y de informática, aunque también de ciencias de la salud y de literatura. En idiomas, por ejemplo, se han eliminado los 2 cursos de alemán, los 2 de italiano, los 3 de ruso y los de chino y árabe. El recorte también ha afectado a algunas clases de inglés, de francés y de español para extranjeros.

También se ha prescindido de los servicios de todos los profesores colaboradores del área de informática, que daban las materias más técnicas -páginas web, blogs, diseño gráfico...-. Según informaron los propios dirigentes del centro al representante de los alumnos, la reducción presupuestaria se decidió «en junio», y va a afectar a "alrededor de un tercio del presupuesto de la Universidad Popular", comenta Jiménez.

 

Una media de edad al alza

El representante de los alumnos lamenta que este recorte llegue en el momento en el que cada vez más gente joven -tal vez por la situación laboral- se estaba animando a incorporarse a este centro, que habitualmente cuenta con una edad de media alta. Y precisamente los cursos que los alumnos jóvenes demandan -idiomas 'exóticos', informática algo más técnica...- han sido los que han sido fulminados. Además, los profesores externos, también más jóvenes, daban un dinamismo especial al centro que ahora, denuncian, se va a perder.

El representante de los alumnos también lamenta que ha sido una medida "que no se ha consultado", y que se podría haber abordado de otra manera. "Si nos hubieran pedido una cuota más alta a los alumnos para mantener los cursos, la mayoría lo hubiera admitido sin problemas", señala. Por las clases de ruso durante todo el año , por ejemplo, se cobra alrededor de los 90 euros.

La Universidad Popular de Zaragoza fue creada por el Ayuntamiento en 1983 y depende del Patronato Municipal de Educación y Bibliotecas, en el área de Cultura y Educación, responsabilidad de Jerónimo Blasco.

Pese a los recortes, la Universidad Popular oferta este año más de un centenar de cursos de las más diversas ramas -a pesar de que en idiomas e informática la oferta se ha quedado más 'coja'-. El plazo de inscripción se abre el lunes de la semana que viene, y el sorteo será el viernes de esa misma semana. El único requisito es ser mayor de edad, no se pide ninguna titulación. La asistencia al curso se certificará cuando si el alumno asiste al 80% de las horas del curso.

"La oferta va a ser más pobre y arcaica". Eduardo Jiménez, delegado general de los estudiantes de la Universidad Popular, critica los recortes porque la programación perderá calidad y variedad.

Etiquetas