Zaragoza
Suscríbete

Zaragoza

Un pregón de lo más 'Delicioso'

El barrio zaragozano comenzó ayer, con mucha fuerza y ganas, diez intensos días de festejos.

Las Delicias se llenaron de diversión.
Un pregón de lo más 'Delicioso'
G. MESTRE

«Delicioso, delicioso. ¡Quedan inauguradas las fiestas de Las Delicias!». Así, haciendo un juego de palabras y recordando la estrofa de una jota, el pregonero de este año del barrio más populoso de Zaragoza, Antonio Berges Muro, dio paso a diez días de juerga ininterrumpida.

Antes de escuchar estas palabras mágicas, los peñistas se congregaron en la plaza de Roma para después comenzar un peregrinaje de dos horas a lo largo de las principales arterias de Delicias. Y en ese espacio-tiempo... solo hubo cabida para la marcha y el cachondeo. «Son unos días para la juerga y olvidar cualquier problema, luego ya veremos», señalaban Miguel Ángel Bayona (El Berri), de 53 años, y José Luis Naudín (El Abuelo), de 50 años, dos veteranos de la peña Delicias.

Las peñas y sus uniformes de batalla fueron los principales protagonistas. No había más que ver a los miembros de Las Migas, con gorrinera verde y camiseta blanca, no pararon de hacer ruido con sus cánticos y palmas. «Teníamos muchas ganas de que llegara el pistoletazo de salida para pasarlo en grande. Además, estas fiestas nos sirven para prepararnos y echar el reto en los pilares», aseguraban Marcos Aured, de 29 años, y Juan Pablo Lostado, de 28, ambos de la peña Las Migas.

Detrás, se encontraba otra de las míticas en estos festejos: la peña de Los 5.000. Con chaleco negro, gorro de paja y falda escocesa, imaginen que no había debajo, bailaban al ritmo de la charanga y bebían agua de Valencia, toda una marca en la casa. «El nombre nos viene porque en los comienzos se pagaba una cuota de cinco mil pesetas», explicaba Carlos Lainez, conocido como Loquillo. Y mientras él recordaba los orígenes del grupo, sus compañeras y amigas explicaban cuál era el principal objetivo de la cuadrilla. «Vamos a salir todo lo que se pueda y más. Estamos de pretemporada, en breve empieza El Pilar, y estos días serán de calentamiento», detallaban Cristina Torrea, de 20 años, y Sara Badal, de 22.

La Vaquillera tampoco se perdió la cita. Ellos, también de negro, pero con el cachirulo a cuadros lilas, comenzaban las fiestas con mucha ilusión. «Disfrutamos con los cabezudos, las verbenas en el parque y con nuestro campeonato de tute que se celebrará el miércoles», indicaba el grupo de amigos vaquilleros formado por María José, Miguel Ángel, Eva, Mariler y Santiago.

Un programa de 130 actos

Sin duda, las fiestas del barrio de Delicias han llegado con mucha fuerza y prometen diversión a raudales. Basta con leer el programa de festejos que está compuesto por más de 130 actos. Talleres, conciertos, exposiciones, pasacalles, jotas... y así hasta la última jornada que será el 11 de septiembre y que finalizará, a las 22.30, con un espectáculo de fuegos artificiales.

Ahora solo queda, como ayer indicó el pregonero, «vivir las fiestas como buenos ciudadanos y que sean una bonita excusa para la convivencia y un antídoto para la soledad».

Etiquetas