Despliega el menú
Zaragoza

UNIVERSIDAD DE ZARAGOZA

Un total de 30 estudiantes de Derecho, suspendidos por copiar en un examen

De ellos, 4 fueron sorprendidos con «materiales irregulares» y al investigar se descubrió que otros 26 también los habían utilizado.

Un total de 30 alumnos de la facultad de Derecho de la Universidad de Zaragoza han suspendido una asignatura de cuarto curso tras descubrirse que habían copiado durante un examen. Los hechos ocurrieron el 11 de junio en las pruebas de evaluación de Derecho Civil IV, una materia obligatoria que estudian unos 500 alumnos (divididos en 5  grupos: 4 de Derecho y uno más de la doble titulación de Derecho y administración y dirección de empresas).

Los universitarios implicados en este caso se examinaron con el profesor titular José Antonio Serrano. Durante la prueba, 4 de ellos fueron sorprendidos con «materiales irregulares», según explicaron desde la facultad. Al parecer, llevaban parte del temario apuntado en el índice de la asignatura que se permite llevar al examen.

Tras descubrir esto, se controlaron los exámenes del resto estudiantes para comprobar si había más personas que habían hecho trampas. En todos los casos en los que el profesor contrastó que las respuestas del examen coincidía con lo que aparecía escrito en los materiales irregulares, les puso un 0. En los que había duda, puso un interrogante y se procedió a la revisión de los exámenes con los alumnos. Finalmente, se 'cazó' a 30 estudiantes.

Serrano notificó este hecho a las autoridades académicas de la facultad de Derecho, que abrieron un expediente informativo. También se puso en conocimiento del Rectorado.

La mayoría de los implicados reconocieron que habían copiado y 17 de ellos, incluso, admitieron su culpa por escrito y pidieron perdón. Hubo, no obstante, 2 estudiantes que tras publicarse las calificaciones definitivas, solicitaron que un tribunal revisara sus exámenes. Este organismo confirmó «por decisión unánime» la nota que les había puesto el profesor titular, según concretaron fuentes de la facultad de Derecho.

La reacción de los estudiantes

El coordinador de Estudiantes en Defensa de la Universidad (EDU) en la facultad de Derecho, Adrián Orús, señaló que no tiene constancia de que se copie de manera sistemática en el centro. Recordó, además, que su colectivo se opone «totalmente» a estas prácticas fraudulentas «que desmerecen al resto de alumnos que aprueban los exámenes por sus propios méritos».

Para casos como el ocurrido en la facultad de Derecho, la Universidad cuenta con un reglamento de evaluación -estrenado este curso- que permite que los alumnos que sean sorprendidos copiando (mirando el examen de un compañero, con chuletas...) pueden ser expulsados inmediatamente de clase y suspenden la convocatoria. Los docentes pueden actuar así incluso cuando vean que dos alumnos hablan entre sí sobre algún tema relacionado con la prueba.

El documento da a los profesores un respaldo normativo para actuar ante los actos de plagio que atenten contra la legalidad o mérito individual y les obligará a levantar un acta acompañada de las pruebas pertinentes de todos los casos que se encuentre. Hasta este curso, los docentes de la Universidad de Zaragoza carecían de un protocolo para estas situaciones y cada centro aplicaba como podía el régimen disciplinario general.

Se mantiene el proceso actual en el supuesto en el que un alumno copie y el caso no se resuelva ni con el profesor ni en la comisión de docencia del centro. Entonces será la facultad en cuestión quien lo remita al Rectorado. Este nombrará a un juez instructor y abrirá un expediente informativo y, si lo considera necesario, otro sancionador.

Etiquetas