Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

ZARAGOZA

Piden 18 años de cárcel para un agresor sexual reincidente acusado de asaltar a 7 mujeres

El hombre abordaba a todas las víctimas cuando entraban en portales o ascensores. Una de las denunciantes es menor de edad.

La Audiencia Provincial juzgará el próximo mes de marzo a un hombre acusado de abusar de siete mujeres, una de ellas menor de edad, en portales y ascensores de distintos edificios de Zaragoza. El hombre, de 42 años, fue detenido el 18 de agosto de 2009, el mismo día en el que presuntamente asaltó a cinco de las víctimas. No será la primera vez que Juan Antonio C. B., de 42 años, se siente en un banquillo por delitos de índole sexual. De hecho, ya fue condenado a cinco años de prisión en el año 2000 por otras dos agresiones.

La Fiscalía pide ahora penas que suman 18 años y cuatro meses de prisión, ya que son siete los delitos sexuales que le imputan. Algunas de la víctimas consiguieron zafarse del agresor o gritaron hasta conseguir que este saliera huyendo. Sin embargo, otras fueron inmovilizadas y sometidas a tocamientos. A una de ellas llegó incluso a obligarle a que le practicara una felación, hechos que han sido calificados como especialmente graves y por los que el ministerio público pedirá nueve años y seis meses de cárcel. En concepto de responsabilidad civil, por daños y morales y lesiones, el fiscal pide un total de 28.400 euros para las víctimas.

Dos de las denunciantes se personaron en la causa y sus abogados ejercerán la acusación particular en el juicio. Aunque su relato de hechos es prácticamente idéntico al del fiscal, solicitan penas e indemnizaciones más elevadas. Una de ellas propondrá que se condene al acusado a 22 años y ocho meses de cárcel, mientras que la otra ha fijado la pena en 19 años y cuatro meses.

La defensa pedirá la libre absolución del acusado. Y lo hará porque asegura que solo fue autor de una de las agresiones que se le imputan -la más grave-, y no pudo controlar sus impulsos. Según su abogado, padece un trastorno sexual que le conduce a una «pérdida de control de sí mismo en situaciones de excitación», especialmente cuando ha bebido alcohol o consumido tóxicos. Mantiene que eso fue lo que pasó el 18 de agosto de 2009, cuando abusó de una de las mujeres.

Por si el tribunal no aprecia la eximente completa, la defensa propone una segunda opción: que se condene a su cliente a seis años de prisión, pero que los cumpla en un establecimiento médico adecuado para el tratamiento de sus trastornos mentales y psicológicos.

A diferentes horas del día

Según el escrito de acusación de la Fiscalía, el inculpado seguía siempre a sus víctimas hasta portales o ascensores. Sin embargo, no actuaba siempre a las mismas horas. De hecho, hay agresiones por la mañana, a mediodía, por la tarde e incluso durante la madrugada.

Entre las denunciantes hay dos empleadas de la limpieza, a las que sorprendió cuando estaban trabajando en las escaleras de diferentes inmuebles. A una de ellas la cogió del cuello y le pidió que se quitara la ropa. El hombre se puso nervioso y le pegó un puñetazo en la barbilla, a la vez que intentaba bajarle los pantalones. Finalmente, la víctima comenzó a gritar y usó una fregona para deshacerse de su agresor.

Solo un cuarto de hora después, el acusado entró en otro edificio y repitió la operación con otra mujer de la limpieza. La agarró por la cintura y le tapó la boca con la mano para que no gritara. «No hagas nada que te mato», le dijo, mientras las arrastraba al cuarto donde guardaba los útiles de la limpieza. Pero al igual que pasó con la otra mujer, al ver que esta empezaba a gritar, el agresor huyó.

Etiquetas