Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

SUCESOS

Hallan en la presa de Pina el cadáver del pastor de El Burgo que cayó al río en enero

Sufrió un accidente con su furgoneta hace un mes y la Guardia Civil lo buscaba desde entonces.

La Guardia Civil logró recuperar ayer el cadáver de José Luis Peralta, el vecino de El Burgo de Ebro que hace un mes cayó con su furgoneta al río después de sufrir un desvanecimiento cuando conducía por un camino rural que discurre junto a la ribera.

Los especialistas del Grupo de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil encontraron su cuerpo en el fondo de la presa de Pina de Ebro, después de haber estado buscándolo tanto en superficie como en el río. La Delegación del Gobierno en Aragón informó ayer de que el hallazgo se produjo sobre las 12.15. A pesar de que se sabe que se trata del vecino de El Burgo, especialistas del Laboratorio de Criminalística harán la reseña necrodactilar para identificarlo científicamente.

José Luis Peralta, pastor de 59 años, casado y con tres hijos, faltaba de su domicilio desde la tarde del pasado 9 de enero. Ese domingo regresaba a su casa después de haber dado de comer a los animales que tenía en una paridera.

Dentro de la desgracia, la fortuna quiso que otro vecino del mismo municipio viera desde lejos cómo caía una furgoneta al agua y alertara a la Guardia Civil. Desde ese mismo momento, tanto los agentes como los Bomberos de Zaragoza comenzaron a rastrear la zona. Hasta el día siguiente no encontraron la furgoneta, una Peugeot Partner, que estaba hundida en el agua a unos seis metros de profundidad. Las fuertes corrientes y el abundante caudal dificultaron mucho su extracción del cauce y, además, el cuerpo del conductor no estaba en su interior. La búsqueda continuó los días siguientes aunque ya se hizo en superficie. Con el paso del tiempo, las expectativas de encontrarlo cerca del lugar del siniestro eran cada vez menores y, como ha ocurrido en otras ocasiones, la lógica indicaba que, al final y si el cuerpo no se quedaba enganchado entre la maleza, el agua lo arrastrara hasta la presa de Pina.

Durante todo este mes su familia tampoco ha dejado de buscarlo, ayudada por amigos y en ocasiones por voluntarios de Protección Civil de la Ribera Baja. Ayer recibieron la noticia de su hallazgo con dolor pero también con cierto consuelo al saber que la incertidumbre ya ha terminado ahora lo podrán enterrar y vivir su duelo.

Se da la circunstancia que José Luis Peralta es el pastor que en julio de 2007 encontró los restos óseos de Angelines García López, la mujer de 53 años que el 19 de noviembre de 2005 salió de su casa de la calle de Fray Juan Regla para bajar la basura y nunca más volvió. El pastor de El Burgo de Ebro la encontró en julio de 2007 junto a la ribera del río y su hallazgo puso fin al sufrimiento de una familia.

Etiquetas