Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

CENTROS DE TIEMPO LIBRE EN ZARAGOZA

Cinco colectivos defienden su programa para los centros de tiempo libre

Os Mesaches, Trébol, Gusantina, Pandora y Adunare vuelven a pedir que el Ayuntamiento paralice el proceso de licitación de estos espacios, y que tenga en cuenta su trabajo de los últimos veinte años.

Los responsables de los centros de tiempo libre (CTL) Os Mesaches, Trébol, Gusantina, Pandora y Adunare de Zaragoza han vuelto a reclamar la paralización del proceso de licitación de estos espacios y buscar un programa que permita mantener el actual proyecto de intervención que realizan en los barrios.

Durante los últimos veinte años en Zaragoza han convivido una serie de centros integrados en la red municipal (catorce), que están gestionados por concierto o contrato público, junto a otros nacidos del impulso y la iniciativa ciudadana en diez barrios de la ciudad.

Según ha recordado en rueda de prensa Iván Sanz, del CTL El Trébol, hace más de dos años el Ayuntamiento decidió «de forma unilateral» que los segundos, con un fuerte arraigo social, debían desaparecer y pasar a ser gestionados por contrato, un proceso que, ha recordado, a día de hoy sigue inconcluso.

A pesar de la disposición de las entidades a llegar a un consenso aportando propuestas constructivas, según Sanz el Ayuntamiento ha incumplido sus compromisos y «ha ido decidiendo sin contar con las entidades sociales» convocar en junio un proceso abierto de licitación, fecha desde la que «no se ha recibido ninguna propuesta formal por parte del Ayuntamiento».

La única notificación que han recibido estos cinco colectivos ha sido la de que se desestiman los recursos que han presentado contra los pliegos de licitación con lo que «se pone fin de forma abrupta al proceso de diálogo».

Ha insistido que estas cinco entidades no se oponen frontalmente a un proceso de licitación ni a un proceso de control de su gestión sino a los pliegos que ha hecho públicos el Ayuntamiento porque «abocan a los proyectos a perder sus señas de identidad y a desnaturalizarlos» sin atender a las especificidades del barrio en el que están asentados.

Aunque no afecta a los puestos de trabajo sí probablemente a las jornadas con unas condiciones laborales más precarias que los del resto de CTL.

Tampoco entienden que se subaste un proyecto elaborado por las propias entidades sociales desde hace veinte años para crear unos centros de «segunda» y con menos recursos.

Las entidades sociales no creen que el motivo de este cambio sean razones económicas sino que está relacionado con la tendencia a prestar los servicios públicos por concierto directo y a la homogeneización de los CTL frente a los proyectos adaptados al entorno puestos en marcha por estos colectivos.

Por ello piden la retirada de los actuales pliegos, que están sin adjudicar, el cumplimiento del compromiso político adquirido durante el pasado debate sobre el estado de la ciudad para abrir un proceso participativo con estas entidades y un plan que garantice la continuidad de los proyectos en el que se defina cuál es el modelo de intervención que se quiere.

Para ello van a emprender una movilización se va a llevar por dos vías: una con actos de carácter reivindicativo y otra por la vía política al entender que el de los CTL es un proyecto que requiere del compromiso político para solucionar los problemas.

La primera movilización tendrá lugar el próximo día 21 con la presentación en el registro municipal de más de 3.000 firmas de apoyo recabadas de personas cercanas al entorno y que conocen los CTL.

Etiquetas