Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

INFRAESTRUCTURAS

La DGA licitará este mes la construcción de una salida directa de Plaza a la Z-40

El vial, de 2,7 kilómetros, unirá la ronda con el eje de la plataforma por detrás de la Feria.

Atasco.
La DGA licitará este mes la construcción de una salida directa de Plaza a la Z-40
O. DUCH

Los continuos atascos que sufre la plataforma logística de Zaragoza (Plaza) tienen, al fin, los días contados. El Gobierno de Aragón prevé sacar a concurso este mes la construcción de una salida directa al cuarto cinturón (Z-40), que permitirá a los miles de trabajadores y a los clientes del centro comercial conectar de forma rápida con la circunvalación con tan solo dar un pequeño rodeo por detrás de la Feria.

La Consejería de Obras Públicas ha previsto un holgado plazo de doce meses para evitar retrasos en la ejecución de las obras, que se inaugurarán en la primavera de 2012. Su trazado está incluido en el Plan General de Ordenación Urbana de la ciudad y cuenta con el informe favorable del Ministerio de Fomento.

El nuevo vial, de 2,74 kilómetros de longitud, unirá el eje central de Plaza con el enlace de la Z-40 que está situado frente a los terrenos de Arcosur. Esta carretera, planificada como una autovía y que finalmente contará con un carril por sentido, tendrán una anchura de siete metros y desembocará a la altura de las obras paralizadas de la segunda estación del AVE.

Esta salida supondrá una prolongación de la antigua carretera del aeropuerto, que se transformó en la avenida principal de Plaza (la rebautizada A-120) y que actualmente salva la autovía de Madrid mediante un viaducto.

Las rotondas del centro comercial de Plaza y de la Feria serán ahora traspasadas a la Dirección General de Carreteras, que asume directamente la infraestructura. La DGA decidió simplificar el diseño de esta salida porque el estudio de tráfico concluye que hasta el año 2020 se descarta que se genere una congestión que haga necesario desdoblarla.

Para su ejecución hará falta mover 136.084 metros cúbicos de tierra, una cantidad equivalente a la carga de 22.000 camiones-volquete y que en un 80% será reutilizada en la misma obra para acometer los terraplenes necesarios. El resto del material será extendido y compactado en la misma zona de la carretera para replantar después los márgenes y taludes.

Las obras apenas generarán problemas de tráfico, puesto que el trazado atraviesa campos de secano. "Las interferencias son puntuales en el origen y final del proyecto", recoge el proyecto, redactado el pasado verano por la consultora de ingeniería Intecsa-Inarsa.

El trazado discurrirá en paralelo a la circunvalación del AVE, por lo que hará falta dar continuidad al drenaje transversal bajo la línea de alta velocidad con el fin de evitar embalsamientos de agua cuando llueva.

La mala calidad del subsuelo, con limos yesíferos, no será un problema para la construcción de este vial. El tronco principal descansará sobre una capa de tierra de 60 centímetros de espesor, sobre la que se tenderá después el firme. La primera parte se compondrá de zahorra artificial y las otras tres restantes, de asfalto.

Su integración en el paisaje se pretende hacer con hidrosiembras en los taludes, que se cubrirán de esta forma con especies de gramíneas y leguminosas, además de otras arbustivas. Todas serán autóctonas para garantizar su supervivencia pese a la aridez y las temperaturas que deberán soportar tanto en invierno como en verano.

Esta salida directa a la Z-40 pretende dar respuesta a la demanda de las más de 200 empresas implantadas en la plataforma logística, que hace medio año se movilizaron para reivindicar una mejora en las comunicaciones. Los camiones y vehículos de los trabajadores sufren a diario la congestión que se genera en el principal acceso, que también da cobertura al centro comercial y desemboca en la A-2 por un único carril de incorporación. Los otros dos accesos, el del aeropuerto y el del Cisne, se utilizan mucho menos porque implican rodeos.

Su reivindicación era clara y pasa por la construcción de un cuarto enlace al noreste de Plaza , planificado desde el primer día y que sigue bloqueado a estas alturas. En este caso, su diseño y construcción requerirá mucho más tiempo (al menos tres años), por lo que se ha optado finalmente por ejecutar la citada salida al Cuarto Cinturón.

La propiedad de los suelos que cruza este vial (urbanizables de uso industrial y terciario y conocidos como el sector 90.1 del Plan General) puso a disposición de la DGA los terrenos afectados, que suman 36.146 metros cuadrados. Sus responsables señalaron a este diario que no han vuelto a saber nada desde entonces.

La mejora de accesibilidad a Plaza se completará en unos meses con la sustancial mejora del enlace existente con la autovía de Madrid, a la altura de la estación de servicio de El Cisne. Las contratistas de la ampliación de la A-2 no solo van a ejecutar una tercer carril, sino que ordenarán el tráfico con sendas rotondas a ambos lados de este enlace que darán cobertura directa al área de expansión del polígono.

Etiquetas