Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

EQUIPAMIENTOS

La telecabina necesita al menos multiplicar por diez el número de usuarios para cuadrar sus cuentas

Desmontarla costaría unos 700.000 euros, que debería asumir Aramón para reutilizar esta infraestructura en alguna de sus estaciones de esquí.

La telecabina tiene los días contados en Zaragoza. Ante la negativa del Ayuntamiento a asumir el déficit que ha generado en 2010 (1,7 millones de euros) y que Aramón le reclama, esta infraestructura parece condenada a abandonar la ciudad, ya que ni sus actuales gestores (el grupo de la nieve y la empresa Leitner) ni el Consistorio están dispuestos a asumir las pérdidas que provoca.

Este déficit no tiene visos de reducirse ni a corto ni a medio plazo, ya que Aramón calcula que, para no perder dinero, la telecabina debería tener entre medio millón y 600.000 clientes al año. La última cifra de usuarios arrojó que unas 50.000 personas se subieron a la telecabina durante el año pasado. Por lo tanto, para que no generara pérdidas, debería disparar su número de usos un 1.000%.

El atractivo turístico de esta infraestructura ha quedado muy condicionado por la falta de utilidad de la telecabina tras la Expo 2008. El equipo de gobierno municipal ha reiterado varias veces que con la entrada en funcionamiento del Parque Empresarial de la Expo aumentaría su potencial, pero los gestores actuales dudan de que tanto como para multiplicar por diez su rendimiento.

El Ayuntamiento analizará las próximas semanas la auditoría realizada por Aramón-Leitner, en la que se señalaba que en 2010 las pérdidas ascendieron a 1,7 millones de euros. Un dinero que el grupo de la nieve reclama al Consistorio y que este no piensa asumir, lo que dejaría a los gestores actuales las manos libres para llevarse la infraestructura.

La duda radica ahora en saber cuándo puede tomarse esta decisión. Cuando Aramón-Leitner reciba de manera oficial la confirmación municipal de que el Ayuntamiento no asumirá el déficit, la UTE convocará un consejo de administración para fijar una postura. El Ayuntamiento ya ha mostrado varias veces su intención de que la telecabina no se mueva de Zaragoza antes de las elecciones.

Según calcula Aramón, desmontar la telecabina requerirá una inversión de 700.000 euros, que deberá asumir de nuevo el 'holding'. La infraestructura principal podrá reutilizarse en alguna de sus estaciones de esquí -una telecabina nueva de esas características está valorada en unos 12 millones de euros-. Sin embargo, está por ver si los postes de la telecabina podrían reutilizarse, ya que su longitud depende de la orografía del terreno, por lo que algunos de ellos podrían no servir.

Críticas del Partido Popular

Ayer siguieron las reacciones desde el PP contra la gestión municipal de esta infraestructura. El portavoz adjunto de la formación en el Ayuntamiento, José Manuel Cruz, exigió responsabilidades al alcalde, Juan Alberto Belloch, por las pérdidas acumuladas durante los dos últimos años.

Cruz recordó que ya en 2009 el servicio acumuló 1,8 millones de euros de déficit, razón por la que, según él, "resulta incomprensible que el Ayuntamiento decidiese mantener en 2010 la concesión". "Con la Expo terminada, no lleva a ninguna parte", añadió. El edil de PP acusó al PSOE y a Belloch de generar un déficit multimillonario con "premeditación y alevosía, sabiendo que tendrán que pagarlo los zaragozanos, bien a través del Ayuntamiento o bien a través del Gobierno de Aragón", si asumiera las pérdidas Aramón.

Un hecho, que según Cruz resulta "tremendamente grave" y que evidencia la "utilización partidista y personalista que hace el alcalde de las instituciones y del dinero público".

Etiquetas