Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

TRÁFICO EN LA CIUDAD

Fernando el Católico reabre en ambos sentidos, pero el tráfico se atasca por las obras de Goya

El eje del tranvía recuperó el tránsito de entrada a la ciudad con circulación muy intensa en momentos puntuales.

A mediodía, una fila de vehículos se cruzaba en Fernando el Católico con el tranvía en pruebas.
Fernando el Católico reabre en ambos sentidos, pero el tráfico se atasca por las obras de Goya
ESTHER CASAS

Después de casi 14 meses cerrado al tráfico, el eje del tranvía volvió a permitir ayer el acceso al centro. Isabel la Católica y Fernando el Católico se unieron a Gran Vía y Vía Ibérica para liberar de vallas y obras la entrada sur de Zaragoza. Sin embargo, los vehículos que ayer hicieron este recorrido se encontraron con un importante 'tapón': el del cruce de la avenida de Goya, que permanece cortado por las obras de la estación de cercanías y debido a los daños que causaron los trabajos del tranvía en este nuevo equipamiento ferroviario.

Este obstáculo, situado entre Fernando el Católico y Vía Ibérica, minimizó el efecto positivo de la esperada apertura al tráfico. Los coches, al recorrer Fernando el Católico, tienen que desviarse por la avenida de Goya, coger el cambio de sentido que hay frente al instituto y entrar a Gran Vía a través de la calle de Martín Ruizanglada (antigua Alférez Provisional). Este hecho provocó un tráfico intenso en momentos puntuales en Fernando el Católico y también en la avenida de Goya, que puede ser la gran 'damnificada' por la apertura de la circulación de entrada a la ciudad.

Este vial solo tiene un carril por cada sentido a la altura de las citadas obras de la estación de cercanías, por lo que se crea un embudo que provoca retenciones en las horas puntuales. Ahora, además de absorber el tráfico que llega de la propia avenida de Goya desde Anselmo Clavé, también tendrá que soportar el que llegue desde Fernando el Católico. Ayer, a última hora de la mañana y a media tarde se notó un tráfico especialmente intenso.

La circulación de salida de la ciudad, que se permite desde hace meses, no mejoró ni un ápice con los cambios de ayer. El tráfico de Gran Vía, para continuar por Fernando el Católico, debe desviarse por las calles de Marcial y Calatayud. En estas dos estrechas calles son habituales las retenciones, debido a la gran cantidad de autobuses que las atraviesan, que se unen a los vehículos particulares que también tratan de salir del centro.

Hasta finales de enero

Esta situación no mejorará al menos hasta finales de enero, ya que la circulación por el cruce de Goya será imposible hasta entonces. La sociedad Los Tranvías de Zaragoza, encargada de la obra, debe levantar las vías colocadas en esta zona, debido a que cuando se instalaron en su día dañaron la capa de impermeabilización de la estación de cercanías. Por lo tanto, habrá que retirar los carriles en ambos sentidos de circulación, demoler la plataforma tranviaria volver a colocar la capa y sellar de nuevo la terminal, para evitar así futuras filtraciones de agua.

Solo tras comprobar que la impermeabilización es perfecta, se podrán volver a instalar los carriles en el cruce de Goya. Estos trabajos durarán alrededor de un mes, por lo que solo a finales de enero estará abierto completamente el acceso al centro por la traza del tranvía.

Cuando esto suceda, se producirá otro corte en la zona: el de la calle de Cortes de Aragón. Los trabajos de la estación de cercanías cerrarán el acceso a esta vía al menos un par de semanas.

Etiquetas