Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

MOVILIDAD

La capital aragonesa estrena 33 puntos de recarga de vehículos eléctricos

De momento, en Zaragoza hay solamente unos 20 vehículos de estas características, fundamentalmente de prototipos de empresas y de instituciones, aunque también coches particulares.

Zaragoza cuenta desde este lunes con 33 puntos de recarga para vehículos eléctricos en los aparcamientos subterráneos que se ubican bajo la Plaza del Pilar, con el fin de dar servicio a los coches que circulan por la ciudad con este sistema.

Esta infraestructura, ejecutada por la empresa Santacruz Samega, con un presupuesto de 112.995 euros, ha sido financiada por el Fondo Estatal para el Empleo y la Sostenibilidad Local (FEESL), informan fuentes del Ayuntamiento de Zaragoza.

Aunque de momento son muy pocos los vehículos eléctricos que circulan por Zaragoza, el Ayuntamiento ha realizado toda una declaración de intenciones con la colocación de estos dispensarios, ya que le permiten "profundizar en su trabajo en favor de una ciudad sostenible y de una movilidad limpia".

Las obras para disponer de estos cargadores han obligado a introducir en los aparcamientos subterráneos cajas de recarga con tomas eléctricas de 16A-230V, además de las dos trifásicas con 63A-400V, que han precisado de los correspondientes cuadros eléctricos, cableado, alumbrado y señalización. El nuevo equipamiento requiere de tarjetas de control del aparcamiento y equipos de recarga de las mencionadas tarjetas.

Un usuario que decida utilizar uno de los puntos de recarga, entrará en el estacionamiento y se dotará de una tarjeta de recarga, compatible con la tarjeta ciudadana, por la que pagará una fianza de 3 euros. Luego se dirigirá a las plazas específicas, que se han pintado con el logotipo del coche eléctrico y constan de alumbrado y señalización para lograr una fácil identificación.

Una vez en la plaza (tras comprobar que su tipo de batería es compatible con el enchufe) pasará la tarjeta de pago y conectará el cable de su coche al equipo de recarga y cuando decida terminar el suministro, bien porque se ha recargado plenamente o porque ya tiene energía para proseguir su camino, volverá a pasar la tarjeta.

Este será el momento en el que el sistema de gestión del aparcamiento calculará la energía consumida y le devolverá el crédito que no haya gastado. Además, el usuario deberá abonar el tiempo que haya permanecido en el aparcamiento aunque durante los seis primeros meses será gratuito y antes de finalizar este plazo, la empresa deberá establecer las tarifas de la recarga.

Los cargadores se han instalado con el objetivo de proveer a los demandantes preferentemente de una recarga lenta, de la que precisa de 6 a 8 horas para completar la batería del vehículo.

No obstante, se han dispuesto dos plazas con una toma trifásica (una en plaza del Pilar-Ayuntamiento y otra en plaza del Pilar- Juzgados) para generar una recarga rápida, en la que no se invertirá más de 15 minutos, si bien el coste es más caro.

De momento, en Zaragoza hay empadronados 18 vehículos de estas características, fundamentalmente de prototipos de empresas y de instituciones, aunque también hay coches particulares.

Además de estos 33 puntos de recarga, el Ayuntamiento de Zaragoza ha instalado otros 8, también vinculados a los fondos FEESL, cuatro de ellos en el centro operativo de Infraestructuras de Vía Hispanidad; dos en el Centro de Urbanismo Sostenible de Valdespartera y otros dos en los talleres municipales de Cogullada.

Por otra parte, desde hace año y medio el Ayuntamiento de Zaragoza participa en el proyecto Cityelec para definir el diseño y las características técnicas de los vehículos eléctricos que en el futuro circularán por la ciudad.

Etiquetas