Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

CINCO VILLAS

Tres pueblos ejeanos tendrán clases para menores de 3 años

Las aulas de Pinsoro y Santa Anastasia, con 11 y 4 alumnos, están en funcionamiento, y en breve se pondrá en marcha la de Bardenas.

Los pueblos de Bardenas, Pinsoro y Santa Anastasia dispondrán de aulas para escolares de entre 0 y 3 años gracias al convenio de colaboración firmado ayer entre la Consejería de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón y el Ayuntamiento de Ejea de los Caballeros. En virtud de dicho acuerdo, el Ejecutivo autonómico se ha comprometido a la dotación de personal, mientras que el Consistorio ejeano se ha responsabilizado del mantenimiento de las infraestructuras.

En este sentido, la consejera de Educación, María Victoria Broto, aseguró que el convenio permitirá "conciliar la vida laboral y familiar" de las familias de estos tres núcleos, así como garantizar la posibilidad de que los más pequeños puedan "socializarse con su entorno y comenzar un proyecto educativo". Asimismo, el alcalde de Ejea, Javier Lambán, reiteró el compromiso del Ayuntamiento para que los vecinos de los pueblos tengan los mismos servicios que los del núcleo principal.

Hasta el momento, las aulas de Pinsoro y Santa Anastasia son las dos que han entrado en funcionamiento y cuentan con 11 y 4 niños, respectivamente, si bien está previsto alcanzar los seis alumnos en Santa Anastasia a corto plazo. Por su parte, el aula de Bardenas se pondrá en marcha en los próximos días.

Las aulas, que dependen de la escuela infantil Gloria Fuertes de Ejea, han contado con una inversión de 213.000 euros procedentes del Plan Piloto de Desarrollo Rural Sostenible. Tienen una superficie de alrededor de 25 metros cuadrados y, como es lógico, están adaptadas para niños.

El nuevo colegio, en septiembre

La consejera de Educación aprovechó su visita para conocer cómo marchan los trabajos del colegio Cervantes, actuación presupuestada en 4 millones. "El nuevo edificio se inaugurará en septiembre", aseguró Broto, quien reconoció sentirse "emocionada" y "encantada" con el desarrollo del proyecto. Su preocupación ahora, señaló, no radica tanto en las propias obras, sino en su posterior equipamiento.

Broto también se desplazó al colegio Ferrer y Racaj, donde se han construido recientemente dos nuevas aulas, una tutoría y un porche, obras que han costado unos 224.000 euros, y a la escuela infantil Virgen de la Oliva. En este centro, cuyo titular es el propio Gobierno de Aragón, se han llevado a cabo diferentes trabajos de impermeabilización de las terrazas y la cubierta.

Etiquetas