Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

declaraciones tras la sentencia

La madre del camionero asesinado en Zaragoza dice que "la Justicia ha sido justa y limpia"

José María Justicia murió el 21 de mayo de 2006 en la capital aragonesa a causa de los golpes que le propinó Juan Carlos Larriba, que deberá cumplir una pena de 22 años y 6 meses de cárcel.

La madre del camionero de Huelma (Jaén), José María Justicia, que murió el 21 de mayo de 2006 en la capital aragonesa a causa de los golpes que le propinó Juan Carlos Larriba, que deberá cumplir una pena de 22 años y 6 meses de cárcel, ha manifestado que se siente satisfecha por la actuación del jurado y por la sentencia que ha hecho pública esta semana la Audiencia de Zaragoza. "La Justicia ha sido justa y limpia", ha dicho Isabel Expósito.

Juan Carlos Larriba, condenado por un delito de asesinato, tenía 20 años cuando ocurrieron los hechos. José María Justicia, de 39 años, y de profesión camionero, iba aquel día por la calle de San Vicente Mártir, en compañía de un paisano suyo, cuando la fatalidad hizo que se encontraran con dos jóvenes; uno de ellos le dio una paliza. Las lesiones producidas por los golpes y patadas que recibió Justicia le causaron la muerte, ni siquiera llegó con vida al hospital.

Su madre ha indicado, en declaraciones, que "la juventud debía de aprender de casos como éste, de que la violencia no va a ningún sitio y que únicamente causa tristeza y dolor". Isabel Expósito ha dicho que "no sólo he perdido a mi hijo, también a mi marido, que ha fallecido el pasado 31 de octubre, y que estaba enfermo por todo lo que había sufrido con la muerte de José María. Se ha ido sin poder conocer la sentencia".

Expósito ha afirmado que su hijo era "muy buena persona, todo el pueblo de Huelma sabe muy bien como era, nunca había tenido problemas con nadie, no tomaba drogas, nunca había pisado un cuartel de la Guardia Civil, no tenía malicia, sólo pensaba en trabajar y en su familia".

Ha añadido que el día 21 de mayo de 2006, su hijo, de manera fortuita "se encontró en una situación que le vino muy grande porque era un chico totalmente inofensivo, muy pacífico, no estaba acostumbrado a meterse en líos ni a pegarse con nadie, había sido educado en el respeto hacia los demás".

Isabel Expósito ha recordado con dolor que "ese día, sin venir a cuento, un asesino le golpeó de tal manera que lo dejó muerto. José María no se lo merecía".

El magistrado presidente del tribunal popular que juzgó y emitió un veredicto de culpabilidad contra Juan Carlos Larriba, ha recogido en la sentencia las agravantes de alevosía y ensañamiento, y establece que deberá indemnizar con un total de 310.000 euros a la madre, la esposa y las dos hijas de la víctima.

"Nosotros somos una familia trabajadora, mi nuera y mis nietas han podido salir adelante, pero el dolor es muy grande, nadie nos va a devolver a José María". Isabel Expósito ha querido agradecer las muestras de solidaridad que han tenido los vecinos de Huelma, que se han volcado con su familia siempre, no sólo cuando ocurrió el crimen sino también ahora, con el fallecimiento de su esposo.

Asimismo, ha tenido palabras de elogio para el jurado, que "ha tenido una actuación digna", la Fiscalía, el magistrado presidente y para el abogado de la familia Enrique Trebolle. "Nos hemos sentido muy arropados en Zaragoza", ha concluido diciendo Expósito.

Etiquetas