Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

ECOSISTEMA

Ecologistas y Apudepa rechazan el nuevo proyecto para reparar el Canal Imperial

Aseguran que sigue amenazando las poblaciones de margaritífera auricularia y que dañaría un conjunto histórico de interés cultural.

Varios grupos ecologistas y la Asociación de Acción Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés (Apudepa) han pedido a la Confederación que descarte -o al menos paralice- el nuevo proyecto redactado para reparar y acondicionar los 35 kilómetros del Canal Imperial que discurren entre Gallur y Zaragoza. A pesar de que la actuación se ha modificado sustancialmente para reducir su impacto ambiental -solo se va a hormigonar un tramo de 1,5 kilómetros-, estas entidades siguen considerando que las obras previstas pondrían en riesgo la supervivencia de la margaritífera auricularia, una almeja de agua dulce en grave peligro de extinción que prácticamente solo sobrevive en ese cauce artificial.

Además, las asociaciones que han alegado contra el proyecto consideran que la reparación del Canal incumpliría la obligación de proteger una obra hidráulica que está en proceso de ser declarada bien de interés cultural en la categoría de conjunto histórico.

El acondicionamiento del Canal Imperial es una actuación incluida en el Pacto del Agua y servirá para solucionar los problemas de filtraciones que sufre esta infraestructura bicentenaria. En los años noventa se planteó hormigonar todo el tramo afectado, pero la propuesta fue descartada en 2004 por las afecciones que causaría a la margaritífera y a otras especies.

Posteriormente, la CHE ha redactado un nuevo proyecto más 'blando' que minimiza el uso del hormigón: en 15 kilómetros se restaurará el cauce manteniendo su estructura actual y en 18,3 se impermeabilizará cubriéndolo con arcillas e instalando láminas geotextiles y escolleras. Pese a todo, Apudepa, las organizaciones Ansar, Coagret y Grupo Triacanthos y las asociaciones de vecinos Venecia y La Paz han presentado alegaciones en las que como mínimo piden paralizar la actuación.

Fuentes de la Confederación destacan que el nuevo proyecto se ha elaborado bajo la supervisión del Departamento de Medio Ambiente y de la Dirección General de Patrimonio para garantizar la preservación de la margaritífera y de los valores culturales del Canal Imperial. Las mismas fuentes destacan que se prevé seguir el protocolo establecido por la propia DGA para el manejo de esta especie protegida y que, en cualquier caso, la actuación está en fase de proyecto -puede haber cambios- y a la expensas de la declaración de impacto ambiental.

Por su parte, fuentes de Medio Ambiente confirmaron que la DGA ha colaborado en la redacción del nuevo proyecto. También indicaron que el Inaga aún no ha remitido a la CHE su informe.

Etiquetas