Despliega el menú
Zaragoza

ACCIDENTE DE TRÁFICO

Muere un vecino de Lituénigo en una colisión frontal entre Novallas y Tarazona

La Guardia Civil cree que el turismo que conducía una mujer turiasonense, herida grave, invadió el carril contrario.

El choque mortal se produjo en una curva en la que están prohibidos los adelantamientos.
Muere un vecino de Lituénigo en una colisión frontal entre Novallas y Tarazona
NORA BERMEJO

Un accidente mortal registrado ayer en Tarazona eleva ya a trece los fallecidos este mes en las carreteras aragonesas, el peor balance del año en lo que a siniestralidad vial se refiere. La última víctima es un vecino de Lituénigo de 74 años, que murió en un choque frontal ocurrido en la N-121. Una mujer de Tarazona sufrió también heridas graves en la colisión.

El fallecido, identificado como Ezequiel Zueco Macaya, era natural de Lituénigo, localidad donde se celebrará esta tarde su funeral. Sin embargo, residía desde hace unos diez años en Tudela (Navarra), donde se trasladó con su mujer al jubilarse, ya que allí vivían también sus hijas,

El suceso ocurrió a las 8.23 en el kilómetro 2,8 de la N-121, un punto situado entre Tarazona y Novallas. Los dos turismos implicados eran un Daewoo de color gris conducido por la mujer en dirección a Tudela, y un Peugeot 205 de color blanco conducido por el fallecido en sentido Tarazona. Ambos conductores eran los únicos ocupantes de los automóviles.

Según informó la Guardia Civil en el lugar del accidente, al parecer, el vehículo de la mujer invadió el carril contrario por causas que se desconocen, chocando frontalmente con el Peugeot 205 y provocando la muerte en el acto de su conductor. La zona donde se produjo el siniestro traza una ligera curva con línea continua, pero con buena visibilidad. Tras la colisión, ambos coches quedaron ocupando un único carril de la calzada.

Hasta el lugar del accidente se desplazaron efectivos de la Guardia Civil, los bomberos del parque de Tarazona y la UVI móvil, cuyos sanitarios atendieron a la mujer turiasonense durante más de una hora antes de proceder a su traslado hasta el hospital Clínico de Zaragoza. El choque le produjo heridas graves en una pierna.

Los bomberos tuvieron que excarcelar el cuerpo del fallecido, una maniobra que no pudieron ejecutar hasta que no se hizo el atestado del accidente. En ese momento, ya había varias personas por el camino que discurre en paralelo a la carretera, sobre todo agricultores que trabajaban en el campo y se acercaron hasta el lugar del choque alertados por el ruido de las sirenas.

En el arcén permanecía otro vehículo, que aunque parecía que podía ser un tercer implicado en el suceso, no era así. "El accidente ha pasado poco antes de llegar nosotros a este punto, y mientras venían los bomberos y la Guardia Civil, hemos estado parando un poco el tráfico. Cuando me he ido a marchar, no me arrancaba el coche, así que estoy esperando la grúa", contó el conductor, un vecino de Tarazona.

Como consecuencia del accidente, el tráfico en la N-121 sufrió cortes intermitentes, aunque no se llegaron a producir grandes retenciones. Agentes de la Guardia Civil fueron dando paso alternativo a los vehículos, excepto en el momento en el que se realizaba el atestado, cuando la carretera quedó cortada diez minutos.

Se trata del cuarto fallecimiento en las carreteras aragonesas en menos de tres días. Este domingo, María Pilar D. P., de 42 años y domiciliada en Sabiñánigo, fallecía junto a sus dos hijas de 7 y 9 años en otro accidente de tráfico.

Etiquetas