Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Festejos populares

Vacas bravas, bravos mozos

Tercer no hay billetes de la feria -excuso decir que por la mañana-. Y es que no solo era sábado, sabadete sino que, además, las reses de José Luis Cuartero venían desde Pradilla de Ebro para ser corridas.

El concurso de recortadores ofreció momento espectaculares ayer en la Misericordia.
Vacas bravas, bravos mozos
TONI GALáN/A PHOTO AGENCY

Sonó de nuevo, como cada día, el 'Canto a la libertad'. En nuestras mañanas parece haberse convertido ya en 'oficial'. No se menosprecie el detalle, recuérdese que las vaquillas fueron en su día mascarón de proa de unas fiestas populares para la ciudad. Toda una lucha aquella por un trocito más de libertad.

Sonó intenso. Con la voz del Abuelo, todos los que estábamos ahí enviamos a Ronni, el herido del viernes, toda nuestra fuerza. Y siguió la fiesta.

"La playa estaba desierta, mi novia tomando el sol, de pronto vino un cangrejo" y mi caballerosidad impide que les explique dónde le picó. Así se arrancaba la charanga de la peña BO2. A escasos dos metros, Mara, una preciosidad de tres meses, dormía en brazos de Silvia, su madre, vestidas ambas con el uniforme de su peña. También con los BO2 andaba Alberto, ataviado con una sensacional imitación del uniforme del Cipotegato hecho con pegatinas de la peña. Increíble.

Tenía su picante la mañana, como la vaca número 321, Guindilla o la número 24, Rastrojera, por las que apostamos ciegamente. No defraudó José Luis Cuartero. Las vacas dieron juego, se trabajaron tablas y callejón y dejaron en manos de Cruz Roja y del equipo de los doctores Valcarreres a 17 corredores. Cuatro de los cuales necesitaron ser trasladados a centro hospitalario.

A media mañana, el esperado II concurso que se anunciaba "por Comunidades" y resultó internacional al contar con la participación de una fenomenal cuadrilla de recortadores franceses. Por una vez demos la razón a quienes dicen "No es mi fiesta nacional". Coincidimos: la cultura del toro traspasa fronteras.

Precedidos por la bonita estampa que formaban dos caballistas y un toro, saltaron a la arena representantes de Aragón, Castilla la Mancha, Madrid, Valencia y los citados galos.

Si bien el concurso no brilló a la altura de la primera edición, resultó entretenido. Lamentar algún incidente con los toros como el que privó a la excelente cuadrilla valenciana de culminar su actuación. Tampoco tuvieron mucha fortuna los madrileños con el lote que les correspondió en suerte. Los nuestros, Eduardo Calderón, Eloy Pueyo, Jorge Dehesa y Omar Frisas, tuvieron una dignísima y emocionante actuación y, finalmente se alzaron con el triunfo los castellano manchegos.

Perdón, ¿puedo saludar como si saliera en la tele? Pues a mis dos amigos, Rafa Blanca, grandísimo actor de teatro e "inimitable" Agapito en 'El fondo norte de Cracovia' y a David Díez, atípico bloggero taurino y crítico "de verdad" en ciernes. Señores, un placer.

Etiquetas