Zaragoza
Suscríbete

ZARAGOZA

CHA insiste en que se subsanen los fallos de la estación de bus

Nieves Ibeas critica que en la intermodal no funciona una rampa y que hay problemas de señalización e iluminación y numerosas incomodidades.

Los problemas que arrastra la estación de autobuses de la intermodal de Delicias no pueden esperar más una solución. Así lo cree la presidenta de CHA, Nieves Ibeas, que calificó ayer de "vergonzosas" las deficiencias e incomodidades que tienen que soportar los usuarios del complejo. La mala señalización, baldosas rotas, una de las dos escaleras mecánicas no funciona, faltan asientos, aseos... "Es una falta de respeto", afirmó Ibeas.

Ante la situación en la que se encuentra la intermodal, CHA acaba de registrar dos preguntas en las Cortes de Aragón, una referida a las deficiencias en general que tienen las instalaciones y otra más concreta referida a las rampas mecánicas. "Queremos una ciudad con una gran proyección y ves la estación de autobuses y se te cae la cara de vergüenza. En verano, un periodo con gran movilidad turística, está en un estado inaceptable", dijo.

La presidenta de CHA dijo que el mismo lunes recorrió el complejo y confirmó los fallos de la estación. Además, Ibeas recordó que ya en abril se suscitó un debate en las Cortes "y la situación sigue igual o incluso peor".

Citó como problema más importante el de las rampas mecánicas. Una de ellas está estropeada desde hace más de un mes. "Hay pocas escaleras de subida y de las dos que se instalaron, una está estropeada, lo que provoca que los ascensores estén saturados", dijo. Además, indicó que hay problemas de iluminación y de señalización, especialmente para las personas con algún tipo de discapacidad. Lamentó también que haya grietas y baldosas rotas.

Por otro lado, Ibeas criticó que no haya marquesinas en el exterior de la estación, que falten aseos o que para las 40 dársenas de la terminal "solo haya 30 asientos". Se quejó también de que no se haya construido una zona para el estacionamiento y mantenimiento de los autobuses, tal y como previó el Plan General de Ordenación Urbana en unos suelos situados entre la AP-2 y la A-68.

"La estación de autobuses está funcionando en precario. No debería permanecer más tiempo con tantas deficiencias. El responsable de esta falta de calidad es el Gobierno de Aragón, al margen de que la gestión del complejo se haya externalizado", afirmó la presidenta de CHA.

El director general de Transportes, Simón Casas, rechazó las críticas. Admitió que el servicio es "mejorable", pero subrayó que "comparativamente la situación es mucho mejor que la que había antes". Además, recordó que la DGA tiene solo un 15% de la sociedad explotadora. "Los gestores de la estación están debatiendo siempre sobre su mejora, pero a veces hay problemas de difícil solución por cuestiones estructurales de la estación", afirmó. Indicó que la reparación de la rampa mecánica está pendiente de que llegue una pieza desde Alemania y que, por ejemplo, hay problemas técnicos que impiden anclar unas marquesinas en el exterior.

Etiquetas