Despliega el menú
Zaragoza

CIENCIA

Quince centros de investigación europeos han probado ya los microscopios Titán

En los cuatro meses que llevan a pleno rendimiento, los aparatos han estado en uso 90 de los 98 días laboralesCientíficos de Italia, Francia o Portugal acuden a Zaragoza para avanzar en sus proyectos.

Quince centros de investigación europeos han probado ya los microscopios Titán
Quince centros de investigación europeos han probado ya los microscopios Titán

Son la joya de la corona y como tal, el principal foco de atracción para los visitantes. Los dos microscopios Titán del Instituto de Nanociencia de Aragón (INA), unos de los más avanzados del mundo, han recibido desde marzo a científicos de una quincena de centros de investigación europeos interesados en utilizar su potente tecnología para avanzar en los proyectos que desarrollan. En total, en estos cuatro meses (98 días sin contar domingos y festivos) estos aparatos han estado ocupados 90 jornadas (47 el denominado Titán analítico y 43 el de imagen). "La respuesta está siendo muy buena. Todas las semanas recibimos a gente interesada en utilizarlos", explica Ricardo Ibarra, director del INA.

Sin contar el Instituto de Nanociencia de Aragón, el centro que más ha utilizado los titanes es el Instituto de Ciencias Materiales de Barcelona (un 14% del tiempo), con el que se mantiene una estrecha colaboración gracias a un programa denominado Nanoaracat.

Le sigue en la lista un laboratorio francés de referencia en el campo de la microscopía electrónica que ha mostrado gran interés en las instalaciones de la comunidad: el Centre d'Elaboration de Matériaux Sturcturales de Toulouse (13, 3% del tiempo). En este caso, han acudido a Zaragoza cuatro investigadores distintos procedentes del centro francés.

Los microscopios Titán llegaron a Zaragoza en octubre del año pasado. En noviembre, uno de ellos comenzó a captar imágenes, pero pasó un tiempo en la fase de calibración y alineamiento. Es decir, con él se podían observar materiales, pero no podía funcionar al máximo rendimiento durante todos los días. Se han tomado los datos de asistencia de investigadores desde marzo que es cuando los dos microscopios Titán -el analítico y el de imagen- trabajan con más rendimiento. Antes de esa fecha, ya habían probado estos instrumentos expertos del Laboratorio Ibérico de Nanotecnología (Braga, Portugal), la Universidad de Amberes (Bélgica), el Instituto Federal de Tecnología (Zurich, Suiza), la Universidad Autónoma de Madrid, la Universidad de Castilla-La Mancha, la Politécnica de Valencia y la Pública de Navarra, entre otros.

Acceso a través de convenios

El aparato se encuentra en el Instituto de Nanociencia de Aragón (INA) -en el campus Río Ebro de la Universidad de Zaragoza- y, aunque lo utilizan los expertos de ese centro, también pueden solicitar su uso investigadores de todo el mundo procedan de laboratorios públicos o privados. A él pueden acceder a través de convenios de colaboración, cursos de formación o mediante una especie de alquiler de las instalaciones.

Para solicitar un estudio con el Titán, es necesario pasar un control de calidad. El científico deberá exponer en qué consiste su trabajo y el INA decidirá si un proyecto es lo suficientemente bueno como para asignarle un tiempo de uso del laboratorio.

Los científicos visitantes se han mostrado interesados en aplicar a sus estudios la resolución espacial que ofrece este microscopio, que es inferior a 1 angstrom, unidad equivalente a la diezmillonésima (10-10) parte del metro. Además, han acudido por el potencial analítico en términos de resolución en energía de estos nuevos equipos en la investigación de nanomateriales.

Entre las visitas que la pasada semana tuvo el INA, estaba la de dos investigadores de laboratorios suizos: Rolf Erni del denominado EMPA y Marta Rossell del ETH. Acudieron a Zaragoza para utilizar los dos microscopios Titán. "Estos aparatos están alineados con un bajo voltaje y nos permite ver materiales sin dañarlos. Es la segunda vez que venimos a estas instalaciones", explicó Rossell. "En Suiza ahora no tenemos ningún microscopio de estas características para hacer estos experimentos", añadió Erni. Estos dos expertos observaban dónde van los átomos más pesados al 'dopar' unas partículas.

Los usuarios. Etienne Snoeck (de blanco), investigador del Centro de Materiales de Toulouse, observa junto a César Magén, responsable de la microscopía electrónica en el Instituto de Nanociencia de Aragón, unas capturas hechas con el Titán. Snoeck viaja a Zaragoza una semana al mes para trabajar con este microscopio.

Etiquetas