Despliega el menú
Zaragoza

POR IMPAGOS

Ampliarán el embargo al Palacio de Congresos

Los jueces rastrean bienes y cuentas de la concesionaria, condenada por adeudar 141.126 euros por los servicios de limpieza y seguridad.

Hace un año empezó su rastro de deudas y acaba de ser condenada en los tribunales por los impagos que acumula al frente de la gestión del Palacio de Congresos de Zaragoza, uno de los iconos de la Expo y de la nueva imagen de la ciudad. La concesionaria del equipamiento, Fodimetac, verá ahora ampliado el embargo de sus cuentas, al reconocerse legalmente que adeuda 141.126 euros al grupo Eulen por los servicios de limpieza y seguridad. Y este no es el único proveedor que ha recurrido a los tribunales, según ha podido saber este diario.

De nada sirve que el Palacio de Congresos tenga más de 50 reservas este año para la celebración de grandes eventos o que haya acogido dos cumbres de la Unión Europea y un macrocongreso médico en el primer semestre del año. Sus cuantiosos ingresos no han servido para que Fodimetac salde las cuentas pendientes con uno de sus principales acreedores, Eulen, a la que no le pagado ni una de las facturas giradas entre junio y diciembre de 2009 por los citados servicios de limpieza y seguridad.

La concesionaria ni se presentó

El grupo Eulen optó finalmente por demandar a la contratista del Palacio de Congresos, que fue declarada en rebeldía porque ni siquiera llegó a personarse en los dos juicios celebrados los pasados días 2 y 7 de este mes en los Juzgados de Primera Instancia de Sant Feliú de Llobregat. Las demandas se interpusieron allí en enero por estar Fodimetac domiciliada en Molins de Rei, el mismo municipio donde radica su principal accionista, Comunidad de Restauración del Mediterráneo (Coreme), perteneciente al grupo catalán Paradís.

Los jueces dieron la razón a Eulen SA y Eulen Seguridad al entender que estaba "suficientemente acreditada" la deuda, que ascendía a 141.426 euros, y al no comparecer la parte demandada. A este importe se le debe sumar además un 8% en concepto de intereses de demora y otro 25% por las costas del proceso legal.

La deuda se incrementa en otros 14.167 euros, los que el Palacio de Congresos debe a otra empresa del grupo, Flexiplan. Esta causa, al no sobrepasar los 30.000 euros, se resolvió en abril de forma rápida por juicio monitorio, en el que tampoco llegaron a hacer acto de presencia los responsables de la concesionaria.

Fuentes jurídicas de Eulen indicaron a este diario que Fodimetac tendrá 20 días desde la notificación de la sentencia para pagar, aunque también cabe que la contratista del Palacio de Congresos recurra a la Audiencia Provincial de Barcelona.

La orden de embargo cursada en abril se ampliará ahora, para lo que se está rastreando el patrimonio y las cuentas bancarias de Fodimetac. Según el balance de la sociedad que figura en el registro mercantil, su patrimonio neto ascendía a 59.467 euros y la cifra de negocio superaba el millón de euros en 2008 (el único ejercicio del que hay cuentas presentadas hasta el momento).

De hecho, Fodimetac obtuvo unos resultados positivos de 56.367 euros en su primer año de concesión, que se limitó casi exclusivamente a los tres meses de la Expo. Abrió para la inauguración del recinto de Ranillas y apenas tuvo actividad después, puesto que se sometió a obras de adaptación y cerró sus puertas hasta principios de 2009.

El director del Palacio y accionista minoritario de la concesionaria, José Luis Laborda, confirmó que se debe dinero a Eulen pero subrayó que desconocía que se hubiera celebrado juicio por los impagos y que no se hubieran presentado. "No lo sé. No lo llevo yo, sino los abogados. Caramba, sabe usted más que yo. Ya nos dirán algo", dijo ayer por la tarde a este diario.

José Luis Laborda tampoco quiso responsabilizarse del resto de denuncias -"le digo que lo desconozco", insistió- y argumentó que la administración de la concesionaria lo lleva el socio mayoritario, el grupo Paradís. "No es un tema que llevo yo, pero si se debe algo, se pagará. A mí lo que me importa y lo que debería destacar es que tenemos más de 50 eventos este año y contribuimos a que Zaragoza sea la cuarta ciudad española en congresos", sentenció.

Hace solo unos meses, en enero, Laborda reconoció que no se pagaban las facturas porque no había "ni un euro" al estar el socio mayoritario en concurso de acreedores. A las pocas semanas, pagó el canon a la DGA, que ascendía a más de 140.000 euros.

Etiquetas