Despliega el menú
Zaragoza

PLAN DE RECORTES

El Ayuntamiento planea un recorte inversor en 2011 que oscila entre el 40% y el 50%

La imposibilidad de acudir a la deuda y el desplome de los ingresos dejaría el gasto para obras en mínimos históricos. Catalá quiere bajar el recibo de las grandes contratas y crear entes empresariales.

El Ayuntamiento de Zaragoza tendrá que asumir un recorte inversor sin precedentes para sortear los embates de la crisis. El equipo económico que dirige el socialista Francisco Catalá está sopesando reducir entre un 40% y un 50% los capítulos inversores, los destinados a obras. En concreto, se está planteando dejar estos gastos en 50 o 60 millones, frente a los 95,9 millones de este ejercicio, una cifra que ya supuso un 47% de tijeretazo respecto a 2008. Y el año próximo no habrá Fondo Estatal, con lo que el ajuste se notará aún más.

La mala situación económica y las medidas antidéficit impuestas por el Gobierno central tienen parte de la responsabilidad. Por ejemplo, el desplome de los ingresos procedentes del Estado ha supuesto un descenso de los últimos años de sus transferencias al Consistorio de unos 48 millones. Además, ahora se le deben otros 72 en entregas a cuenta. Y la imposibilidad legal de acudir a la deuda en 2011 frustrará las inversiones.

Para cuadrar las cuentas, el gobierno quiere paralizar las inversiones no comprometidas, retrasar compromisos plurianuales a ejercicios futuros y eliminar proyectos diferidos a varios años que no estuvieran adjudicados. Además, no habrá ni una inversión nueva. Solo se atenderán gastos que dependan de financiación europea, de mera reposición y los que jurídicamente no se puedan aplazar.

Pero aún así, para mantener un bloque de inversiones mínimas, el Ayuntamiento necesitará recurrir a la deuda. Por eso, a través de la Federación Española de Municipios y Provincias, Catalá insiste en que habrá que seguir trabajando para lograr una mayor flexibilidad por parte del Estado en materia de captación de créditos.

Congelación de impuestos

Para el Ayuntamiento, Catalá dice que lo ideal sería poder contratar unos 40 millones de deuda, como este año. Pero si el Ministerio de Economía (como parece previsible) no es tan generoso, el responsable municipal se conformaría con 20. En cualquier caso, se reduciría la deuda, ya que el Ayuntamiento quiere destinar a amortizaciones unos 40 millones. Del resto de los ingresos, según informó Europa Press, Catalá prevé congelar impuestos y subir las tasas de agua y basura (entre un 2% y un 3%).

Pero el gobierno municipal no solo piensa en recortar inversiones, sino que también ha puesto en su punto de mira otro tipo de gastos. Al margen de las negociaciones que mantengan los grupos en el marco de la comisión que debe proponer el paquete de medidas de ajuste, como punto de partida el gobierno PSOE-PAR cree que el presupuesto municipal debería caer un 15%. Esto afectaría también a las sociedades y patronatos municipales.

Por otro lado, Catalá quiere aplicar un 15% de recorte a las transferencias a otras entidades, salvo las que presten servicios de carácter social, que se mantendrían. Otra medida, esta de carácter menor, consistiría en revisar la política de renovación de vehículos (no adquirir nuevos coches, revisar las políticas de 'renting'....).

El PSOE defiende la creación de entidades públicas empresariales, 100% municipales, previstas en la Ley de Grandes Ciudades y que sustituirían o fusionarían organismos autónomos y sociedades. Áreas como Deportes o Cultura, donde son frecuentes las duplicidades, podrían verse afectadas. Según el gobierno, las entidades son una ventaja porque tienen mecanismos de gestión más ágiles y permiten la movilidad de los funcionarios sin que cambie su estatus (algo que no ocurre ahora).

Para ajustar el gasto corriente, Catalá quiere frenar la sangría de las grandes contratas. Y no quiere hacerlo solo con un plan de pagos, sino recortando de forma efectiva la factura. El objetivo es "racionalizar gastos", sin afecciones significativas en el servicio público, sobre todo en transporte (cuesta unos 40 millones anuales), limpieza (unos 60 millones) y depuradora (18 millones).

Etiquetas