Despliega el menú
Zaragoza

PROCEDENTES DEL AMAZONAS

El Acuario de Zaragoza adquiere una familia de monos tities para intentar su cría en cautividad

Estos animales se suman a la riqueza faunística de este espacio que alcanza las 300 especies y más de 5.000 ejemplares.

El Acuario Fluvial de Zaragoza ha adquirido una familia de cinco miembros de monos tities para intentar la cría en cautividad con la previsión de que puedan llegar a los diez miembros. Estos animales se suman a la riqueza faunística de este espacio que alcanza las 300 especies y más de 5.000 ejemplares.

La familia está formada por el padre, la madre, dos machos y una hembra. Entre los cinco no superan el kilo y medio de peso y el más pequeño no supera los cien gramos.

Se trata de la especie tití de Groffroy o de cara blanca, natural del amazonas brasileño, cuya existencia está seriamente amenazada por la deforestación y las contaminación.

Esta unidad familiar procede de Alemania y tras una cuarentena de cuatro semanas en el Acuario Fluvial de Zaragoza ya se han aclimatado y pueden ser visitados por el público.

Se localizan en la zona del río Amazonas del Acuario Fluvial, donde se ha recreado su hábitat en un habitáculo que está entre 26 y 28 grados de temperatura y con una humedad constante del 80 por ciento controlada electrónicamente que reproduce las condiciones ambientales de su entorno natural.

La alimentación sigue un protocolo y un día por semana se les nutre de pescado hervido, otro se alimentan con queso fresco y los domingos se le da yogur con miel. A diario ingieren verduras como guisantes o calabacín y también fruta de todo tipo, como sandía, peras, nísperos y manzanas pero curiosamente "las fresas no les gustan", dijo el director técnico del Acuario Fluvial, Pedro Gimeno.

Esta familia de tities forma parte del proyecto europeo EEP (Especies en Peligro de Extinción) y la finalidad es que una vez que se consiga la cría en cautividad desde Zaragoza se puedan exportar ejemplares a otros centros. El periodo de gestación es de 4 meses y suelen ser mellizos, por lo que el éxito de reproducción es mayor, precisó Gimeno.Arrecife de coral

También en el Acuario de Zaragoza se intenta generar una barrera de coral para lo que se ha diseñado un hábitat en el que comiencen a gestarse las condiciones óptimas para que crezca este ser vivo.

En una pecera se ha introducido roca muerta para que se inicie el proceso de maduración y progresivamente adquiera bacterias para que se pueda iniciar la generación de coral.

En unos 15 ó 20 días se espera tener un brazo de coral de unos 20 centímetros para lo que se controla la temperatura, las corrientes de agua y sobre todo la luz, apostilló el director técnico del Acuario, Pedro Gimeno.

Otro de los proyectos científicos en los que está involucrado el Acuario Fluvial es la reproducción de peces autóctonos como el pez lobo, además del que se lleva conjuntamente con el Gobierno de Aragón sobre la 'margaritifera auricularia', un molusco bivalvo de agua dulce y que es una de las especies más amenazadas de la fauna europea.

Por otro lado, el director de Marketing del Acuario Fluvial, Arturo Almozara, anunció el inicio de campañas de publicidad dirigidas tanto a captar nuevos clientes como a que repitan la visita al Acuario quienes ya lo recorrieron durante la Expo 2008 o a lo largo de esto dos años de funcionamiento.

El objetivo es superar la media de los 90.000 visitantes anuales registrados desde que concluyó la Expo 2008 para alcanzar las 120.000 personas.

Almoraza confió en que los nuevos contenidos del Acuario fomenten este objetivo de visitantes a lo que se suma la campaña 'Acuario de Zaragoza. Tienes uno amigos que quieren volver a verte', dirigida especialmente a familias.

Entre los tres millones de visitantes que tuvo la Expo 2008 "hay nicho de mercado para captar visitantes que repitan la experiencia de volver a recorrer el Acuario Fluvial", dijo.

En la actualidad se colabora con el Inserso para traer 3.000 personas y se creará una red comercial para "estar en la mesa de los que deciden los viajes", además de incrementar la presencia en las ferias de turismo de España y del sur de Francia.

El 25% de la facturación del Acuario procede de las visitas proporcionadas por las agencias de viajes y existe un equilibrio presupuestario entre los ingresos y los gastos que genera el Acuario Fluvial, que está abierto todos los días del año.

Otra fórmula de captación de clientes se encuentra en la próxima firma con la empresa Alosa, que gestiona la navegación fluvial, para poner a la venta el viaje en el Ebrobús y la visita al Acuario por un precio de 16 euros para adultos y de 7 euros para los niños, lo que supone un ahorro de 4 y 3 euros, respectivamente.

Etiquetas