Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

TRES DE ELLOS SON DE ZARAGOZA

El tribunal rechaza anular las escuchas a neonazis y oír sus conciertos en la sala

El juicio contra 19 presuntos miembros de 'Blood and Honour' se aplazó hasta hoy al no haber en la Audiencia de Madrid un reproductor de sonido.

La Audiencia Provincial de Madrid acordó ayer suspender el juicio contra 19 presuntos miembros de la organización neonazi 'Blood and Honour España' (tres de ellos de Zaragoza) al no disponer la sala del sistema de reproducción Sitel para las intervenciones telefónicas efectuadas a los procesados. La suspensión se produjo después de la fase de cuestiones previas, en la que las defensas solicitaron al tribunal la anulación de las escuchas telefónicas al entender que se obtuvieron de forma ilícita y se vulneraron derechos fundamentales de los acusados. Las defensas, entre ellas la ejercida por la zaragozana Xenia Cabello, reclamaron que se anularan los datos obtenidos a través de los discos duros incautados a los acusados. Tras escuchar a las partes, el presidente de la Sección Tercera desestimó las peticiones, al considerar que todas las pruebas se obtuvieron de forma legal.

Una de las principales pruebas de cargo de la fiscalía de Madrid son las escuchas telefónicas llevadas a cabo por la Guardia Civil a los procesados en las que se descubrió que vendían armas prohibidas, sobre todo a menores de edad, según consta en un informe de la Benemérita. El tribunal también denegó al Movimiento contra la Intolerancia, que representa a la acusación popular, que presente como pruebas de incitación al odio diversos cedés de conciertos de música y de reuniones de este grupo con sede en San Sebastián de los Reyes (Madrid) y presencia en Sevilla, Burgos, Jaén y Zaragoza.

A primera hora de la mañana, los encausados llegaron a las dependencias judiciales con el rostro cubierto con cascos de moto, gorras y gafas de sol para que las cámaras no captaran su imagen. Entre ellos, destaca uno, ya condenado por pertenecer al grupo neonazi 'Hammerskin', cuya disolución ordenó en 2009 la Audiencia madrileña.

El juicio se retomará hoy con las declaraciones de los acusados, que se enfrentan a penas que oscilan entre dos y cinco años de cárcel por un delito de asociación ilícita y tenencia prohibida de armas. 'Blood and Honour' es un grupo que promueve una doctrina revisionista del holocausto judío y niega la comisión del genocidio por parte del III Reich alemán. La fiscalía solicita entre dos y cinco años de prisión para los procesados por un delito de asociación ilícita y otro de tenencia de armas. La acusación particular pide las mismas penas.

Etiquetas