Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

EDUCACIÓN

Dos proyectos de la Universidad, elegidos por Europa entre los seis mejores del país

Recibirán 1,3 millones para desarrollar envases que avisan si los alimentos están en mal estado y avatares con apariencia humana.

De izda. a dcha., Nerín, Beltrán y Gutiérrez, ayer en el Paraninfo.
Dos proyectos de la Universidad, elegidos por Europa entre los seis mejores del país
O. DUCH

Dos proyectos de la Universidad de Zaragoza han sido seleccionados entre los seis españoles que participarán en la convocatoria europea Marie Curie, un programa que fomenta la movilidad de los investigadores y la cooperación entre estos y el tejido industrial. Los grupos aragoneses elegidos pertenecen al Instituto de Investigación en Ingeniería de Aragón (I3A) y recibirán una financiación de 1,3 millones de euros para desarrollar sus ideas en distintas multinacionales.

La primera de las ideas que recibirá este aporte consiste en la creación de envases alimentarios activos e inteligentes que tienen sustancias que protegen el contenido o que son capaces de informar al consumidor de la situación en la que se encuentra el producto: si se ha roto la cadena de frío, si está fresco o si hay presencia de microorganismos. Lo hace con un microsensor colocado en el embalaje que se diseña en función de lo que se quiere detectar. Por ejemplo, en una bandeja de pechugas, se coloca un código de barras con una tinta que se borra pasada la fecha de caducidad por lo que a la dependienta le da error cuando lo pasa por el lector de la caja.

El proyecto -denominado Safemtech- persigue también el estudio en profundidad de las formulaciones de los adhesivos de los envases. "El plástico que envuelve la carne está compuesto por tres plásticos soldados entre sí con un adhesivo. En ocasiones, ese adhesivo se pone en contacto con los alimentos y puede contaminarlos", explica Cristina Nerín, del grupo Guía del I3A e investigadora principal del proyecto. "Trabajamos para velar por la seguridad alimentaria", añade.

Este trabajo ha recibido 800.000 euros y se desarrollará durante cuatro años con la empresa italiana Goglio. En total, participarán 16 investigadores y se prevé que los resultados puedan ser patentados.

El segundo proyecto seleccionado para la convocatoria Marie Curie se denomina Golem y permitirá avanzar en las tecnologías que permiten desarrollar 'humanos virtuales', es decir, avatares con una apariencia muy realista. Se hará mediante algoritmos que capturan y simulan la piel humana (cómo se refleja la luz en ella). Además, se mejorará el movimiento de los personajes y se les dotará de cierta inteligencia.

Ayudará a tratar las fobias

Este trabajo está liderado y coordinado por el grupo Giga del I3A (participan las universidades de Barcelona y Oporto y las empresas Microsoft y Face in Motion), cuenta con una financiación de 500.000 euros y durará cuatro años. Con él, se pretende cambiar la estructura de creación de estos avatares para abaratarla y hacerla más accesible. Sus aplicaciones se verán tanto en el cine y los videojuegos como en la neurociencia. "Podrá ayudar a tratar fobias o a simular incendios con personas de apariencia real, no con muñecos", explica Diego Gutiérrez, investigador principal del proyecto.

Etiquetas