Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

REPORTAJE

Agricultores y albañiles antes que concejales

Los chavales, con las bandas que les reconocen como representantes del Ayuntamiento infantil.
Agricultores y albañiles antes que concejales
J. LERíN

Prometo cumplir fielmente con las obligaciones del cargo de alcalde". Tiene apenas 9 años pero Ramón Jarauta se convirtió ayer en la primera autoridad de Fuendejalón, aunque solo por un día. El sorteo entre los niños de los cargos municipales es uno de los actos más simpáticos de las fiestas patronales que la localidad celebra hasta el martes en honor a la Virgen del Castillo.

La suerte decidió convertir en concejales a Francisco Blanco, Lucía Heredia, Alberto Torres, Javier Miguel, Elena Sandemetrio y Aurelio Gómez, mientras que Carla María Blanco era la nueva secretaria de la joven Corporación municipal de entre 8 y 12 años.

La toma de posesión tuvo lugar al mediodía en el salón de plenos del Ayuntamiento que se encontraba repleto de vecinos que aplaudieron a los nuevos ediles.

Al alcalde, Ramón Jarauta, no le importaría tener este cargo de mayor "para hacer cosas por mi pueblo" aunque reconocía que "quiero ser agricultor como mi padre". En cualquier caso, si un día llega a llevar la banda de primera autoridad, "prohibiría fumar en todo el pueblo".

Aurelio Gómez, el mayor de todos, ya fue alcalde el pasado año pero ha tenido que dejar el testigo, no porque lo hiciera mal ni por desavenencias políticas. Simplemente, en esta ocasión extrajo en el sorteo una papeleta de concejal. En todo caso, aseguraba que "me gustó mucho la experiencia del año pasado y he aprendido que hay que trabajar fuerte por Fuendejalón".

Para la más pequeña, Elena Sandemetrio, "no me importaría ser concejal pero lo que quiero es ser actriz". Y es que, no se sabe la afinidad política de todos ellos en el futuro pero, desde luego, sí que dejaron manifiestas sus discrepancias en su posible dedicación de mayores. Prueba de ello es que Javier Miguel, al que le gustan "un montón las atracciones de las fiestas", quiere ser policía.

Lucía Heredia también se mostraba muy contenta con su cargo de concejal (aunque prefiere ser peluquera) mientras que Alberto Torres, "muy aficionado a las vacas y al toro de ronda", quisiera ser carpintero. El más claro fue Francisco Blanco quien aseguró que "no me gusta la política, prefiero ser albañil".

La secretaria de la Corporación infantil, Carla María Blanco, se mostraba muy contenta porque "me ha tocado en el sorteo un cargo muy importante para que funcione el Ayuntamiento".

Por su parte, el alcalde de Fuendejalón, el de verdad, Luís Antonio García, destacó el acto como "una buena idea" y se mostró convencido de que "los niños se sienten importantes porque es su día" pero, además, reconoció que "desde que pasan por este momento se preocupan más por las cosas del pueblo". Y es que la autoridad, aunque sea efímera, lleva implícita la responsabilidad.

Hoy, los fuendejaloneros se levantan con una diana floreada a la que seguirá un almuerzo y la novena en la ermita. Luego será el turno para los más atrevidos con las vaquillas que volverán por la tarde con juegos para las peñas.

El día grande de Fuendejalón será mañana, festividad de la Virgen del Castillo. Al mediodía se oficiará una misa solemne que será cantada por la rondalla Las Olivicas de la localidad a la que seguirá un aperitivo para todo el pueblo en el pabellón, ofrecido por el Ayuntamiento. Por la tarde, tras un concierto, tendrá lugar el rosario y la ofrenda de flores a la patrona para finalizar con una colección de fuegos artificiales.

Etiquetas