Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Tercer Milenio

CIENCIA

Cables y 'tentáculos' que invitan a la esperanza

.

Cables y 'tentáculos' que invitan a la esperanza
Cables y 'tentáculos' que invitan a la esperanza

Aunque ha habido una veintena de ministros e, incluso, Trinidad Jiménez ha lucido sus mejores galas, el protagonista estelar de la cumbre sobre discapacidad que se continúa celebrando estos días en Zaragoza está siendo el último 'invento' del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Se trata de una neuroprótesis (un casco con electrodos e infinidad de cables) que es capaz de eliminar los temblores involuntarios provocados por enfermedades neurodegenerativas como el párkinson o el alzhéimer.

La innovación se ha presentado en Zaragoza e, incluso, varios comisarios europeos han asistido una demostración de su funcionamiento. Y este no es precisamente sencillo porque los electrodos han de detectar las órdenes del cerebro y distinguir qué movimientos son voluntarios y cuáles no. Estos últimos se apaciguan para que disminuyan las convulsiones. "Este tipo de temblores, en la mayoría de los casos, se tratan mediante medicación o estimulaciones cerebrales. Sin embargo, hay un 25% de los pacientes que no responden a las terapias con lo que este invento se convierte en una alternativa para un gran número de enfermos", afirma José Luis Pons, investigador del CSIC.

El sistema, un prototipo con sensores, recuerda al ingenio robótico 'made in la Universidad de Zaragoza', que dejó boquiabierto a medio mundo cuando se consiguió dirigir y mover una silla de ruedas con la mente. Sin embargo, el casco de encefalografía que aquí se usa no explota los amplificadores sino que se centra en medir toda la cadena de generación motriz: desde la orden del cerebro hasta su ejecución.

El dispositivo identifica si el paciente quiere hacer un movimiento voluntario como coger un vaso de agua para beber y, entonces, gracias a una codera y la estimulación eléctrica funcional (que fuerza el músculo), estabiliza el brazo para facilitar la acción. Si se detecta que el brazo tiembla en una dirección, se aplica una acción para que se mueva en la dirección opuesta y se consiga estabilizar.

Este casco, casi mágico, aún se encuentra en periodo de pruebas con pacientes. A finales de año se realizarán unos ambiciosos ensayos en Reino Unido y España, y los expertos confían en que pueda comercializarse en poco más de cinco años.

Otros ingenios

La citada neuroprótesis, aunque se ha convertido en 'estrella mediática', es solo una de las utilísimas invenciones que aún pueden verse hoy -último día de la conferencia- en los pasillos del Palacio de Congresos. Junto a las salas donde se desarrollan los talleres y seminarios, hay una serie de puestos con 'gadgets' de lo más inverosímil y sorprendente. Servicios de videointerpretación electrónica para sordos, teleasistencia en terminales móviles o teclados de ordenador adaptados junto a ratones que se mueven con la vista son algunos de los inventos casi futuristas que pueden conocerse.

También se ha recreado una casa, la vivienda domótica que la llaman, en la que todas las estancias (cocina, dormitorio, baño?) está perfectamente estudiado para que las personas con discapacidad. La ministra Trinidad Jiménez realizó un recorrido por esta peculiar vivienda (hasta hay un asa especial para sostener los 'briks' de leche, marca Hacendado, por cierto) e insistió en la importancia de que los discapacitados no son diferentes a otros ciudadanos, sino que tienen sus mismos derechos. Así, apostó -ayer junto al presidente Iglesias y al alcalde Belloch- por dar visibilidad a este colectivo y ofrecerle una vida social rica en experiencias como exige la convención de la ONU.

Hoy concluirá la conferencia sobre discapacidad y autonomía personal y lo hará, como todos estos días, con decenas de intérpretes y con los representantes de las delegaciones europeas aplaudiendo simbólicamente 'a lo sordo'.

Etiquetas