Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

TRANVÍA

El corte de Manuel Lasala complica aún más el tráfico en el centro de la ciudad

La circulación por la calle de Pedro Cerbuna fue muy lenta, sobre todo en las horas punta.

El tráfico fue intenso también en Fernando el Católico, a la altura del corte con Manuel Lasala.
El corte de Manuel Lasala complica aún más el tráfico en el centro de la ciudad
ESTHER CASAS

El corte de la calle de Manuel Lasala por las obras del tranvía agravó ayer las complicaciones del tráfico del centro de la ciudad, bastante saturado en las últimas semanas, especialmente en las horas punta -primera hora de la mañana, mediodía y con la salida de los colegios, hacia las 17.30-. Si la semana pasada fue la zona de Goya y el entorno de las calles de Santa Teresa las que se llevaron la peor parte, ahora se añade a esta circunstancia una circulación especialmente densa al otro lado del eje que marcan las obras del tranvía, en la calle de Pedro Cerbuna y alrededores.

Por esta última vía se ha canalizado parte del tráfico que, procedente de Violante de Hungría, hasta ahora podía cruzar Fernando el Católico y llegar a Manuel Lasala. Ahora, los coches solo pueden o ir dirección salida de la ciudad por Fernando el Católico o entrar en Pedro Cerbuna y cruzar el eje de las obras por Corona de Aragón. Ayer, a primera hora de la mañana, el tráfico por estas calles -que habitualmente ya es intenso- estaba muy cargado, a pesar de la presencia de la Policía Local en todos los cruces, con la que se trató de agilizar al máximo el paso de los vehículos.

Al incremento del número de vehículos que pasan por Pedro Cerbuna se suma también el aumento de líneas de autobús. A los desvíos de las líneas 20, 30, 40 y 45 se unen la 42 y la Circular 2. Algunos usuarios habituales de estos autobuses criticaron que los viajes tardaron "hasta un cuarto de hora más de lo normal" por el intenso tráfico que se encontraban por el camino.

También la zona del paseo de Renovales y las calles del Arzobispo Morcillo y de Santa Teresa presentó muchos problemas de circulación, especialmente a primera hora de la mañana. Por esta última calle también se han desviado la 42 y la Circular 2, para enlazar con el paseo de Renovales y recuperar su recorrido original. El desvío que realizan estos autobuses también lo tienen que hacer muchos vecinos de las calles de Luis Vives y alrededores que llegan del este de la ciudad hacia sus garajes, lo que ha hecho que la saturación sea importante.

El incremento del volumen del tráfico en estas calles ya aumentó la semana pasada con el corte de Mariano Barbasán, algo que afectó más a los alrededores de la avenida de Goya. Tanto estos trabajos como los que se desarrollan desde ayer en Manuel Lasala se prolongarán durante al menos un mes -mes y medio en el caso de Mariano Barbasán-. Los cortes han sido imprescindibles para instalar la plataforma tranviaria, y fuentes del Área de Movilidad señalaron ayer que es "normal" que el primer día de cortes de calles el tráfico sea más intenso.

Etiquetas