Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

NUEVO TRANSPORTE EN LA CIUDAD

Así dará la vuelta el tranvía

Los convoyes retornarán al llegar a Gran Vía atravesando el bulevar por una vía de escape y gracias a la 'doble cabeza' de los trenes.Esta solución, habitual en otras ciudades, se hará también en la Romareda y en el paseo de los Olvidados por si hay que cortar la línea.

Cientos de ciudadanos visitaron la maqueta del tranvía Urbos 3 situado en la plaza de España.
La ciudad sale a conocer el tranvía sin cerrar el debate sobre si es lo mejor para la movilidad
J. M. MARCO

"Y aquí, ¿cómo va a dar la vuelta el tranvía?". Las obras avanzan a pasos agigantados en Gran Vía, y conforme los carriles van tomando acomodo en esta céntrica vía, cada vez más paseantes se preguntan qué solución tomarán los convoyes para regresar y dar la vuelta hacia Valdespartera. Un giro de 180 grados antes de llegar a la plaza de Paraíso resulta inviable, por lo que la duda del ciudadano es lógica.

La solución al enigma está en el bulevar de Gran Vía y, sobre todo, en la 'doble cabeza' que tendrán los tranvías que CAF está construyendo en su fábrica de Zaragoza. Estos vehículos tendrán puesto de control en ambos extremos, por lo que podrán circular en los dos sentidos.

Así, cuando el tranvía llegue al final de Gran Vía y se acabe el carril, los viajeros se bajarán y el conductor hará lo propio. Andará hasta la cabina de mando del último vagón, que en ese momento pasará a ser el primero. A través de un paso habilitado en el bulevar, el tranvía atravesará lentamente esta zona peatonal, para pasar al carril contrario y enfilar su ruta dirección Valdespartera.

Este tipo de vías de escape (así se llaman) son habituales en otras ciudades con tranvía y obligará a peatones y conductores a tomar precauciones. Los vagones entrarán en el bulevar a una velocidad muy lenta y en caso de que tengan que advertir de su presencia a algún peatón, usarán una campanilla que tienen para ello.

Además, habrá señales que advertirán a los peatones de que están entrando en una zona por la que pueden pasar tranvías, y también habrá un pavimento especial y llamativo en el suelo. Tanto estas baldosas como los propios carriles que atravesarán el bulevar no supondrán ningún obstáculo físico para los viandantes, por lo que tanto las silletas de niños como las sillas de ruedas de las personas con movilidad reducida podrán pasar sin problemas.

Esta vuelta del tranvía sobre sus pasos será imprescindible hasta que esté construida la segunda fase de la línea norte-sur, prevista para 2013. Entonces, los trenes continuarán su camino hacia Parque Goya por la plaza de Paraíso -que cambiará su aspecto actual- y por el paseo de la Independencia. Sin embargo, este paso a través del bulevar se dejará, porque habrá momentos en los que tendrá que ser utilizado -lo que sí cambiará será la parada de Gran Vía, que se adelantará unos metros-.

Circulando pese a un corte

Cuando tenga que cortarse Independencia -en las fiestas del Pilar o en pruebas deportivas- los tranvías podrán así seguir circulando. Una persona que quiera seguir hacia Parque Goya tendrá que bajarse en Gran Vía, recorrer andando el paseo de la Independencia y volver a coger el tranvía en la siguiente parada habilitada, por ejemplo, en Coso.

Estas vías de escape se instalarán en varios puntos del trazado para permitir que el tranvía pueda seguir circulando si en algún momento hay que cortar un tramo. En la primera fase además del escape de Gran Vía habrá otro frente a la Romareda y otro en el paseo de los Olvidados, en Valdespartera. El hecho de que vaya a haber dos cocheras (en Valdespartera y Parque Goya), permitirá que si hay que cerrar una zona, los tranvías circulen de manera independiente a un lado y a otro del corte.

Etiquetas