Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

SANIDAD

El fiscal aprecia indicios de delito en el caso de un niño asistido en el Servet

Se investiga una posible negligencia que podría haber hecho que el menor se quedara ciego.

la Fiscalía de Teruel ha encontrado indicios de delito de lesiones por "imprudencia grave" en la asistencia de un niño de 12 años por parte de médicos del Hospital Miguel Servet de Zaragoza. El menor quedó ciego de ambos ojos y se investiga una posible negligencia médica.

La Asociación El Defensor del Paciente presentó la denuncia ante la Fiscalía de Teruel el pasado 25 de febrero. Sin embargo, el asunto ha sido remitido ahora a la de Zaragoza, por ser la competente.

El menor de 12 años, con trastorno de espectro autista y portador de una válvula de derivación cisto-peritoneal por un quiste en la fosa temporal derecha, ingresó el 16 de noviembre de 2009 en el Hospital Obispo Polanco de Teruel con intensas cefaleas y vómitos y con "tendencia al guiño del ojo derecho". Allí, según la propia denuncia, se le practicó un TAC y una analítica completa y se decidió su traslado a la planta de Pediatría.

Al observar nuevas patologías, se decidió el traslado el propio día 16 de noviembre al Miguel Servet (Infantil) de Zaragoza, para "valorar la posible disfunción en la válvula de derivación". Finalmente, el niño es operado el 30 de noviembre, donde se descubre que está obstruida. La Asociación El Defensor del Paciente en su denuncia estimó que la posible tardanza en la actuación de estos facultativos pudo influir en la pérdida de visión del menor en ambos ojos.

Tras estudiar el caso, la Fiscalía de Teruel considera que la actuación profesional realizada por parte de los facultativos del Obispo Polanco fue la "correcta y ajustada" a la práctica médica. "No apreciándose en su actuación concreta ninguna infracción u omisión de la diligencia debida o del deber de cuidado necesario en relación con la patología y las dolencias que presentaba el menor", explica el representante del Ministerio Público. Además, recuerda que es el Miguel Servet el que controlaba al menor de su quiste.

No obstante, estima que, a su juicio, a priori, "existen indicios racionales" de un delito de lesiones por imprudencia grave por los médicos del Servet que trataron e intervinieron al menor. Ahora, será la Fiscalía de Zaragoza la que determinará si la actuación de los facultativos debe ser investigada.

La Asociación El Defensor del Paciente mostró su satisfacción y agradeció a la Fiscalía de Teruel el trabajo realizado. Por su parte, fuentes del Gobierno de Aragón prefirieron ayer no hacer declaraciones al respecto al tratarse de un asunto que se está tratando a través de la vía judicial.

Etiquetas