Zaragoza
Suscríbete

COMUNICACIONES

La variante de El Burgo de Ebro se abre el miércoles con dos años de retraso

La contratista ultima la señalización de la vía, que aliviará el tránsito por la N-232. Tras la Semana Santa, se rematarán los entronques con la actual travesía.

Por fin hay fecha para la inauguración. La variante de El Burgo de Ebro se abrirá el próximo miércoles con dos años de retraso, acabando con una de las travesías más peligrosas de Aragón. La empresa adjudicataria, Ploder, ultima estos días la señalización de la circunvalación de la N-232, que pese a tener únicamente un carril por sentido aliviará el denso tráfico en los accesos a la capital aragonesa por la carretera de Castellón, que a su paso por El Burgo se convertían en un cuello de botella.

Pese a los graves problemas económicos que afectan a la contratista, en concurso de acreedores, los operarios han rematado una infraestructura demandada desde hace más de dos décadas. Fuentes cercanas al Ministerio de Fomento indicaron ayer a este diario que estará lista para atender la masiva afluencia de vehículos que atrae todos los años la celebración de la Semana Santa en el Bajo Aragón. Solo hará falta acometer después del puente festivo los remates del entronque con la actual travesía, que se ha postergado precisamente para no provocar complicaciones de tráfico estos días. “Es cuestión de tres o cuatro días de trabajo, ya que las rotondas están hechas y solo hace falta terminar la parte que afecta a la actual carretera”, explicaron ayer las citadas fuentes.

La variante, que inaugurará el número dos de Fomento, Víctor Morlán, se adjudicó por 14,5 millones a mediados de 2006 con el objetivo de inaugurarla a finales de 2008, aunque problemas en la tramitación paralizaron las obras durante meses. El trazado alcanza los cinco kilómetros y solo dispone de un carril por sentido pese a que el Ministerio pretende convertir la N-232 en una autovía hasta su desembocadura en el Mediterráneo. Al menos habrá que esperar hasta 2015 para verla desdoblada.

La nueva vía incluye un enlace con la carretera de las Cuencas Mineras y con la primera autovía autonómica, que cruza el río Ebro para enlazar con la carretera y la autopista de Barcelona.

Etiquetas