Despliega el menú
Zaragoza

Fiesta popular

La primera Cincomarzada en color

Unos treinta vecinos se reunieron en la arboleda de Macanaz en 1979 para recuperar la fiesta popular de la Cincomarzada. Se enfrentaron a los policías y al cierzo. Después se comieron unos bocadillos en el parque del Tío Jorge. Así fue la primera Cincomarzada de la democracia, contada por Ricardo Álvarez, Santiago Villamayor y José Vicente Baquedano.

La primera Cincomarzada en color
La primera Cincomarzada en color
OLIVER DUCH

Hoy se esperan miles de personas para celebrar la fiesta del 5 de marzo en el parque de Oriente. A la primera Cincomarzada de la democracia, en la arboleda de Macanaz en 1979, asistieron apenas 30 vecinos. Querían recuperar la fiesta local que se había celebrado hasta la Segunda República, y desafiaron al cierzo y a las Fuerzas de Seguridad.

"Quedamos a las 8.30 en el parque de Macanaz. Llegamos y estaba lleno de 'grises', había más policías que vecinos. Por lo menos no cargaron y nos permitieron estar allí un rato. Alguien dijo que en el parque del Tío Jorge se jugaba a fútbol los domingos por la mañana. Y nos fuimos allí con nuestras pancartas y nuestros bocadillos. Hacía un día soleado y ventoso. Así surgió la tradición de celebrar la Cincomarzada en el Tío Jorge", recuerda Ricardo Álvarez, entonces miembro de la asociación de vecinos de Torrero, presidente de la Federación de Asociaciones de Barrio y profesor de Física en la Universidad. Ahora tiene 64 años, sigue dando clases y participando en el movimiento vecinal.

"Al año siguiente, volvimos al Tío Jorge. Entonces se celebraba el domingo más cercano al 5 de marzo. En 1981, el Ayuntamiento ya cooperó en la organización de la fiesta. Y a partir de 1982 se instauró como fiesta local y pasó a celebrarse siempre el 5 de marzo. El Ayuntamiento asumió la recuperación de la fiesta popular, pero la organización ha corrido siempre a cargo de los vecinos", subraya José Vicente Baquedano, que ha vivido la Cincomarzada desde los dos lados, desde el movimiento vecinal y desde el Ayuntamiento. En 1979 era presidente de la asociación de vecinos de Las Fuentes y trabajaba de agente de seguros. Después fue concejal de Participación Ciudadana con el PSOE, entre 1983 y 1987. Ahora, con 69 años, está jubilado pero sigue activo en UGT y en la asociación de vecinos de su barrio.

"Cada año, la fiesta fue creciendo. A los colectivos vecinales se sumaron sindicatos, partidos, peñas... Y se ha juntado lo reivindicativo con lo festivo, la denuncia con las calderetas y el chorizo. La Cincomarzada es un gran triunfo del movimiento vecinal y un símbolo de la ciudad", apunta Santiago Villamayor.

Como recuerdan estos tres 'históricos' que estuvieron aquella mañana ventosa con los 'grises' en Macanaz, la fiesta se hizo mayor. El parque del Tío Jorge se consolidó como su escenario principal, aunque por distintos motivos (obras, quejas de algunos vecinos de la zona, fuertes rachas de viento...) la Cincomarzada también se ha celebrado en otros lugares: el parque de la Almozara, el parque de Oriente y el parque del Agua. En el siglo XIX y a principios del XX (hasta 1936), los vecinos se reunían en las orillas del Ebro y, sobre todo, en la arboleda de Macanaz, para celebrar la victoria ciudadana frente al intento de los carlistas de entrar en Zaragoza, el 5 de marzo de 1838.

¿Se mantiene el espíritu reivindicativo y festivo de aquellas Cincomarzadas de la Transición? Los tres creen que sí, aunque reconocen que "la fiesta se ha desbordado". "La parte negativa son los destrozos en el parque y la basura. Es difícil encontrar un emplazamiento ideal", apunta Santiago. "Los parques están para ser utilizados", subraya Ricardo, quien "por nostalgia" señala que la Cincomarzada debería seguir en el parque del Tío Jorge. José propone una fiesta descentralizada en varios parques de la ciudad.

Y la conversación deriva de la Cincomarzada a la crisis, a las reivindicaciones de los 70 y a las de ahora. "Se han resuelto muchas carencias en los barrios, pero quedan otras luchas pendientes...".

Etiquetas