Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

ZARAGOZA

Nace en Internet una plataforma "no partidista" contra el tranvía

zaragozasintranvía.com ha recogido 200 adhesiones a su manifiesto en un día y convocará una manifestación si llega a 5.000

 La página web www.zaragozasintranvía.com publicó ayer un manifiesto de dos páginas "por la modificación del proyecto actual del tranvía y por un plan de movilidad de consenso en Zaragoza". A las 20.00, ya habían enviado su e-mail de apoyo más de 200 personas. Los organizadores de esta iniciativa, que tratan de recabar diferentes opiniones y alternativas a través de su foro, esperan llegar pronto a las 5.000 adhesiones. En tal caso, convocarían una manifestación expresando su repulsa a la Línea 1 del tranvía en las calles de Zaragoza.

 

El movimiento contra el tranvía ha encontrado en la red su mejor aliado. "Había muchos blogs dedicados al tema y también varios grupos de Facebook, pero los internautas nos han agradecido la iniciativa de reunir todas las protestas en un solo sitio de Internet", explica Santiago Paván, empleado de banca y vecino de Gómez Laguna de 37 años, un ciudadano "de a pie", como se autodefine.

 

Porque, según se asegura en la página web y corrobora Paván, la iniciativa no se adscribe a ningún partido. "Somos personas de derechas y de izquierdas, ni somos un partido ni estamos en ninguna asociación". Simplemente, señala, son ciudadanos molestos porque la Línea 1 del Tranvía se ha diseñado, en su opinión, sin contar con el consenso ciudadano y se va a llevar a cabo en un momento de crisis que no les parece el más adecuado. "El tranvía le costará más de 2.000 euros a cada familia zaragozana. Es gastar un dineral en algo que nos causa molestias y que la mayor parte de los ciudadanos no quiere". Para la primera afirmación, le basta con remitirse a su propia experiencia. "Yo he tenido que cambiar a mi hijo de guardería porque a la que iba antes está en Vía Ibérica, y nos iba a resultar muy difícil llevarle en coche e ir a buscarlo por la tarde en autobús", señala. Por eso, cree que muchos comercios se verán afectados por las obras.

 

Para asegurar que la mayor parte de los ciudadanos rechazan el tranvía, se remite a varias encuestas. La más reciente es una de la Organización de Consumidores y Usuarios, de 2007, que asegura que solo el 12% de los ciudadanos apoya este medio de transporte.

 

Los miembros de la plataforma convocarán la próxima semana una reunión para poner ideas en común en persona, pero ya se ven con fuerza para llegar a parar el proyecto. "El alcalde corre un gran riesgo político llevando a cabo un proyecto que la mayor parte de la gente rechaza", dice Paván, que recuerda que cuando en 2006, en campaña electoral, Juan Alberto Belloch anunció que construiría un tranvía, este no tenía un trayecto definido. "No rechazamos de pleno el tranvía- aclara Paván- solamente queremos que se valoren las alternativas, que se haga un proyecto de participación y se elija la opción que apoye la mayoría", concluye.

Etiquetas