Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

DAÑOS

Los incendios del verano quemaron 630 hectáreas de olivos y almendros

Las pérdidas agrícolas no podrán calcularse hasta que los afectados pidan las ayudas

El incendio de Alloza, en Teruel, se quedó a las puertas de este olivar.
Los incendios del verano quemaron 630 hectáreas de olivos y almendros
maite santonja

zaragoza. El Departamento de Agricultura de la DGA ya ha hecho inventario de los daños agrícolas provocados por los incendios que este verano han azotado las provincias de Zaragoza y Teruel. Según los técnicos de la consejería que dirige Gonzalo Arguilé, en total el fuego ha quemado 404 hectáreas de olivos, otras 231 de almendros, unas 20 de viñas y apenas 5 de otros frutales. Afortunadamente, la práctica totalidad de las 2.500 hectáreas de campos de cultivo que ardieron entre julio y agosto habían sido cosechadas y solo tenían rastrojos, por lo que solo se han arruinado unas 20 hectáreas de cereal.

 

En cualquier caso, las pérdidas económicas sufridas por el campo aragonés no podrán cuantificarse hasta que los afectados no presenten su petición de daños. Para eso es necesario que el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino apruebe la orden en la que se detallará el procedimiento para cobrar las indemnizaciones anunciadas, algo que todavía no ha sucedido.

 

"Es muy difícil calcular una cifra total porque en el caso de los cultivos leñosos el grado de afección de cada árbol se verá con el tiempo -explican fuentes del Departamento de Agricultura-. En cualquier caso, hasta que los agricultores y ganaderos no presenten sus declaraciones de daños no se podrá hacer una estimación global de pérdidas".

Los mayores daños, en Teruel

La provincia más afectada ha sido Teruel, donde han ardido 383 hectáreas de olivos, 150 de almendros, 20 de viñas, 18 de trigo y avena y 1.067 de rastrojos, además de 115 colmenas. En Zaragoza, por su parte, se han quemado 80 hectáreas de almendros, 22 de olivos, 5 de frutales y casi 1.500 de campos cosechados.

 

Por municipios, el más perjudicado con diferencia ha sido Alloza, seguido de Los Olmos, Fayón, Mazaleón y Valdeltormo, entre otros. Los incendios también han arrasado unas 5.500 hectáreas de pasto, aunque gran parte de esa superficie corresponde al campo de maniobras de San Gregorio y no puede ser utilizada por los ganaderos.

 

El decreto-ley de medidas urgentes aprobado por el Gobierno central para paliar los daños por los incendios establece que habrá ayudas para los agricultores y ganaderos que, teniendo seguros agrarios en vigor, hayan sufrido pérdidas superiores al 30% de la producción. No obstante, también se incluyen aquellas explotaciones para las que no había comenzado el plazo de contratación de la póliza y que sí la suscribieron el año pasado.

 

Las organizaciones agrarias consideran que, una vez más, estas subvenciones son insuficientes y llegarán muy tarde. "Es lo de siempre. Como mínimo pasará medio año hasta que los primeros afectados empiecen a cobrar", denunció ayer UAGA.

Etiquetas