Despliega el menú
Zaragoza

PLENO DEL AYUNTAMIENTO DE ZARAGOZA

El PSOE se queda solo en la defensa del nuevo modelo de financiación autonómica

El grupo del Partido Socialista (PSOE) en el Ayuntamiento de Zaragoza se quedó hoy solo en la defensa del modelo de financiación autonómica aprobado la semana pasada en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, al ser el único en rechazar una moción que fue apoyada por Partido Popular (PP) y Chunta Aragonesista (CHA), y en la que el Partido Aragonés (PAR) e Izquierda Unida (IU) se abstuvieron, con la que el consistorio muestra su rechazo al nuevo sistema.

Concretamente, la moción, presentada por CHA, señala la "disconformidad" del Ayuntamiento de Zaragoza al nuevo modelo "por no ajustarse" al Estatuto de Autonomía aragonés y suponer "un nuevo retroceso en la atención a los problemas de Aragón".

Durante el debate se incluyó un segundo punto, propuesto por el PP, que fue rechazado, ya que contó con el voto en contra del equipo de gobierno PSOE-PAR, produciéndose un empate, que se resolvió con el voto de calidad del alcalde, Juan Alberto Belloch. Este punto pedía que el Gobierno de Aragón negociara con el Gobierno central una fórmula de compensación económica derivada del "incumplimiento" por parte del modelo de financiación autonómica del Estatuto de Autonomía de Aragón.

En él se precisaba que el Estatuto recoge, expresamente, que para determinar la financiación se debe atener al esfuerzo fiscal, estructura territorial y poblacional y, especialmente, al envejecimiento, la dispersión, la baja densidad de población y a los desequilibrios territoriales de Aragón.

El portavoz del grupo municipal de CHA, Juan Martín, argumentó que el nuevo sistema de financiación es "lesivo" para los intereses de Aragón y la ciudad de Zaragoza, por ser una Comunidad con poca población, frente a otras que han sido las principales beneficiarias, de las que mencionó a Cataluña, Andalucía y Extremadura, que reciben 9.000 millones de los 11.000 millones de euros adicionales al sistema, de los que Aragón recibirá 258 millones, dijo.

"Hemos salido muy mal parados" y, además, "no se han tenido en cuenta los criterios del Estatuto de Autonomía", a lo que se suma que el Gobierno aragonés ha sido, durante la negociación, "un convidado de piedra", al que "ni siquiera se le ha pedido opinión" y a pesar de que el Estatuto aragonés recoge un acuerdo bilateral Estado-Comunidad.

Martín recalcó que, por primera vez, el PSOE se ha quedado solo, "perdiendo la votación que rechaza este modelo de financiación", de forma que el Ayuntamiento de Zaragoza "le dice a la ciudadanía que esta negociación no es buena, no es la adecuada, "no la comparte", un "elemento político" que "tendrán que tener en cuenta en el Edificio Pignatelli", sede del Gobierno aragonés.

El vicealcade y socialista, Fernando Gimeno, opinó, sin embargo, que este acuerdo "cumple" con el Estatuto de Autonomía, al tiempo que Aragón "gana en financión per cápita", en la que está por encima de la media, y en mayor autonomía financiera a través de la recaudación de impuestos cedidos a las Comunidades autónomas, por lo que es un "modelo positivo".

Por otra parte, lamentó que en la moción no se hablara de la financiación local, asunto en el que "seguro que nos hubiéramos puesto de acuerdo", algo que, además, achacó al interés de dejar al PSOE solo en la votación.

El portavoz del PAR, Manuel Lorenzo Blasco, argumentó su abstención a la primera parte de la moción porque si bien "no nos sentimos especialmente reflejados" en el texto, su partido ha mostrado su "disconformidad" con este modelo de financiación, que "no supone un avance", como deseaba el PAR, aunque "no creo que suponga un retroceso", reconoció. Blasco rechazó el segundo punto ya que "no es de recibo que al Gobierno de Aragón le pongamos en el guión lo que tiene que negociar".

La portavoz del PP, Dolores Serrat, cuyo grupo presentó ese segundo punto de la moción, explicó que con él se pretendía "dar un paso más" y puesto que el Gobierno de Aragón "no participó en el proceso de negociación", abogó por "negociar un modelo de compensación que tenga en cuenta las singularidades" de la comunidad autónoma".

Serrat lamentó que el Gobierno central haya "separado" la negociación de la financiación autonómica de la local y criticó que el nuevo modelo "falte al principio de equidad, utilice un sistema de reparto de recursos arbitrario y sin criterios objetivos, rompa el principio de solidaridad interterritorial y destine mayores recursos a las comunidades que ya recibían más recursos ordinarios", además de que "falta un sistema de garantías para el futuro".

El portavoz de IU, José Manuel Alonso, precisó que desde su formación "no queremos ser más que nadie, pero tampoco menos" y por eso defendió por un sistema de financiación basado en "la justicia, igualdad, equidad y cumpliniento de la ley", para avanzar "en solidaridad interterritorial, federalidad, desarrollo de los sevicios públicos" y cumplimiento del Estatuto de Autonomía de Aragón. 

Etiquetas