Despliega el menú
Zaragoza

TRIBUNALES

Condenados un sargento del Ejército y dos policías a 6 meses de cárcel cada uno

Al militar se le acusa de desobediencia y resistencia y a los funcionarios de un delito contra la integridad moral

Los cinco acusados, el día en que fueron juzgados en la Audiencia Provincial de Zaragoza.
Condenados un sargento del Ejército y dos policías a 6 meses de cárcel cada uno
JUAN CARLOS ARCOS

La Audiencia Provincial de Zaragoza ha condenado a un sargento del Ejército y a dos funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía a seis meses de prisión a cada uno de ellos. El tribunal de la Sección Sexta considera al militar autor de un delito de desobediencia y resistencia grave a la autoridad, mientras que a los policías les atribuye un delito contra la integridad moral, además de dos faltas de lesiones. Los magistrados condenan a otros dos agentes por sendas faltas de lesiones.

 

Los cinco fueron juzgados hace un mes por unos episodios violentos que se desencadenaron durante una intervención policial y posterior detención del sargento. La fiscalía pedía un año para el militar y no acusaba a los agentes, pero los magistrados entienden que todos ellos tuvieron un comportamiento que merece ser sancionado penalmente.

 

Los hechos ocurrieron el 1 de julio de 2007. Un ciudadano comunicó al 091 que había un grupo de jóvenes insultándo a un hombre de raza negra en la Gran Vía, por lo que se movilizó a varias patrullas. Allí encontraron al sargento acusado, David H. M. y a tres amigos, a los que procedieron a identificar. El procesado, según la sentencia, les dijo en actitud agresiva que ellos no eran nadie para pedirle la documentación y que se pusieran a sus órdenes y les mostró el carné militar que tenía. Como uno de sus amigos no llevaba el DNI, se lo llevaron a Jefatura. Allí acudió Hernando con el resto de amigos y se sentó en las escaleras. Un agente le dijo que no podía estar allí y el sargento no solo hizo caso omiso sino que, cuando le volvió a pedir la documentación, insultó y amenazó al funcionario diciéndole: "Gilipollas, te voy a quitar la barba de dos hostias". El funcionario pidió ayuda y llegaron los agentes Óscar M. G., Pedro P. S., José G. G. y Manuel A. T.

 

Según el fallo, el militar continuó con su actitud y profirió expresiones como: "Yo soy sargento 1º y vosotros no sois nadie y me vais a tocar los cojones después de poneros firmes ante mí. Yo solo respondo ante la Policía Militar y a dar hostias me quedo solo". Los agentes decidieron detenerlo, a lo que opuso gran resitencia y fue reducido con golpes de porras, que le causaron lesiones por las que han sido condenados los cuatro a una multa de un mes. Mientras, el amigo que no llevaba documentación recibió una bofetada en el oído izquierdo cuando estaba en Jefatura, golpe que le pegó Óscar M. G. Al salir a la calle y protestar por lo sucedido, lo metieron de nuevo en Jefatura para identificarlo otra vez y entonces José G. G. le dió otro bofetón en el mismo sitio. Esta actitud supone un delito contra la integridad moral de esta persona y son condenados por ello. El letrado de José G. G., Víctor Laguardia, recurrirá.

Etiquetas