Despliega el menú
Zaragoza

ZARAGOZA

Promotoras y cooperativas tienen cada vez más problemas para vender sus VPO

Las dificultades para acceder a los créditos y el miedo a perder el empleo, principales causasLas empresas del sector dicen que hoy es más fácil y rápido comprar un piso protegido al haber menos demanda

Imagen de archivo de viviendas en construcción
Promotoras y cooperativas tienen cada vez más problemas para vender sus VPO
Carlos Moncín

Zaragoza. Frente al furor de hace unos años por la VPO, las promotoras y cooperativas de Aragón están teniendo cada vez más problemas para encontrar compradores para sus pisos protegidos. Los problemas de acceso a los créditos, las complicaciones administrativas a la hora de cubrir las vacantes por el sistema de Toc-Toc o el temor a que se agrave la crisis son algunas de las causas de la dificultad para llenar algunas promociones. El presidente de la Asociación de Promotores y Constructores de Zaragoza, José Luis Roca, lo tiene claro: "En la crisis del 93, acabábamos los proyectos de VPO y quedaban más de un 20% de los pisos sin vender. Eso puede volver a suceder".

Las empresas del sector admiten que la crisis les complica las cosas a la hora de completar sus promociones, pero también recuerdan que ahora es más fácil que nunca acceder a una VPO. El veterano gestor de cooperativas de vivienda, Antonio Olmeda, que tiene pendientes varias promociones en Arcosur y Parque Venecia, indica que "ahora cuesta más llenar una promoción, porque hay una incertidumbre financiera".

"Hay miedo a perder el trabajo"

A su juicio, "hay mucho miedo a quedarse sin trabajo o a que los desarrollos urbanísticos se queden colgados". "Después de años sin VPO, la demanda se desató de forma brutal. Para cada vivienda protegida había 100 demandantes. Ahora hay que volver a los viejos tiempos, en los que lo normal es vender la promoción durante todo el proceso de ejecución", declara Olmeda.

La cooperativa CNH, de Parque Venecia, tiene un 40% de sus 132 pisos pendiente de adjudicar, después de varios meses de comercialización. Cuando se puso en marcha, se inscribieron 700 personas, "pero al llegar el momento de firmar muchos se echaron atrás". "En cuanto se abrió el proceso para convertirse en socios, que implicaba que había que poner 30 euros, la lista se quedó en 140". Y cuando hubo que abonar los 16.000 euros de entrada, muchos más renunciaron.

En la citada gestora, cuentan todo tipo de casos. "Hay gente que renuncia porque no le van a dar la hipoteca. Otros, porque desde que se apuntaron, han perdido su puesto de trabajo o temen que ocurra. Hay quien no tiene ahorrado el dinero y no puede hacer frente a los 16.000 euros ", comentan en la cooperativa.

"Ahora hay vivienda protegida"

Ahora bien, en CNH recalcan que "VPO hay" y por lo tanto, existen más oportunidades que nunca para acceder a un piso protegido. "Siempre que se cumplan los requisitos de renta y de estar inscritos en el Toc-Toc, se puede conseguir un piso por adjudicación directa y entrar a vivir en dos años y seis meses", afirman.

Promotores y cooperativistas piden que, ante la reducción de la demanda, se faciliten los trámites. Por ejemplo, creen que los sorteos, de los que solo están excluidas las cooperativas y las promociones en suelo privado, están complicando el trabajo a la hora de cubrir las bajas. Roca recuerda que "de los 40.000 que pueden estar inscritos en el Toc-Toc, solo unos 10.000 cumplen los requisitos para adquirir la vivienda". "Si haces un sorteo, es difícil acertar. Hay que depurar el registro", añade. En este sentido, precisa que más del 50% de los que están inscritos no tiene ahorrado el 20% del precio final de la vivienda y por eso llegan luego las renuncias cuando hay sorteo", afirma.

Opinan que si se pudieran adjudicar directamente las viviendas el trámite sería más ágil. "Si no fuera por el sorteo, las promociones se llenarían más rápidamente. Es ilógico hacer listas y sorteos, porque ahora no hay tanta presión. Se tiene que abrir la mano para que las promotoras y cooperativas escojan más libremente", dice Olmeda, que admite que en sus últimas promociones suele haber un 10% de bajas.

Etiquetas