Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

SALUD

Más de un centenar de personas ya han sido tratadas por el brote de sarna en Calatayud

Los afectados por esta enfermedad, que ya son 49, hay que sumar los tratamientos preventivos que se han aplicado. El paciente que originó los contagios estuvo ingresado tres semanas en el centro

Imagen de una de las entradas a consultas externas en el Hospital Ernest Lluch de Calatayud
Más de un centenar de personas ya han sido tratadas por el brote de sarna en Calatayud
PEDRO ETURA

Sigue el goteo de nuevos casos por el brote de sarna en Calatayud, donde ya se han diagnosticado 49 casos desde el martes. Estas personas sin embargo no han sido las únicas que han recibido cura para la escabiosis. Salud confirmó ayer que, solo entre el personal médico del Hospital Ernest Lluch -donde trabajan la mayoría de los infectados- se han administrado otros 34 tratamientos preventivos. A estos hay que sumar los que se han aplicado a los familiares de los contagiados, de cuya cuantía no hay cifras. Así, el número total de tratados excede el centenar.

El aumento en el número de afectados por sarna confirma el avance del brote en Calatayud. Salud Pública dio a conocer la existencia de escabiosis a última hora del martes, aunque no se conoce con exactitud cuándo se dieron las primeras bajas médicas.

Ayer, en el hospital bilbilitano se continuó con las labores de desinfección de la zona donde surgió el brote, entre otras medidas con la limpieza mediante vapor caliente, un procedimiento recomendado para estos casos.

El número de afectados ha seguido en aumento constante desde el martes: de los 15 diagnosticados ese día a los 49 de ayer. En las próximas semanas la progresión en los diagnósticos será parecida, dado que hasta la segunda semana de febrero no se manifestarán los síntomas en los últimos contagiados antes de que Salud Pública desplegase el protocolo antisarna.

La mayor parte de los afectados por esta patología es personal sanitario del Ernest Lluch, donde surgió el brote. En concreto, son 30 (cinco más que el jueves) los trabajadores que padecen sarna. Mientras, otros nueve son pacientes (tres más) y diez casos ambulatorios (uno más), es decir, personas que mantuvieron contacto en el exterior con los infectados.

A estos 49 casos hay que sumar los 34 tratamientos preventivos que se han aplicado a trabajadores que estuvieron en contacto con los afectados. Mientras, se desconoce cuántos se han administrado a los familiares de los contagiados, que podrían ser más. Con ello, hoy por hoy la cifra de personas tratadas contra la sarna supera con seguridad el centenar.

El reguero de ausencias en el hospital no ha causado trastornos a la actividad diaria, dado que el periodo de baja llega a las 48 horas. Aún así, el centro sufre problemas de personal, como denunció la coalición sindical Cemsatse, formada por médicos y enfermeros y que advirtió de la ausencia desde hace tres meses del médico de prevención laboral, que está de baja. Esto supone, según el sindicato, "un retraso en las tareas de prevención y detección" de la sarna.

Asimismo, Cemsatse solicitó, "con carácter de urgencia" y ante la "inquietud" generada en el personal del hospital bilbilitano, "una reunión del comité de seguridad y salud" en la que el gerente del centro médico "informe de lo ocurrido" y de "las medidas adoptadas".

Tres semanas sin diagnóstico

Ayer se supo también que el llamado caso índice (el origen del brote) estuvo ingresado en el Ernest Lluch durante tres semanas sin que se le diagnosticara sarna, que se le trató como una soriasis. Este hecho, según el jefe del Servicio Provincial de Epidemiología, Juan Pablo Alonso, "entra dentro de lo normal".

Solo se sospechó que podía ser escabiosis el pasado lunes, cuando se notificaron los primeros casos en trabajadores del hospital. Según Alonso, "inmediatamente" se puso en marcha un "protocolo de tratamiento clínico y la investigación y control epidemiológico para buscar todos los posibles contactos", indicó. Ese día comenzaron a notarse ventas del producto contra la sarna en las farmacias.

Alonso recordó además que la sarna es una afección "muy leve", de la que se dan casos todos los años, si bien reconoció que "brotes de esta dimensión son raros". Sobre su progresión, se espera que sea menor porque la investigación muestra que está bajando el ritmo y porque la posibilidad de transmisión es cada vez más limitada: "No hay muchos más trabajadores que hayan podido estar en contacto con la persona que probablemente haya sido el origen".

Etiquetas