Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

ZARAGOZA

La DGA autoriza un cuarto vertedero en Torrecilla para enterrar residuos industriales

El depósito es una de las cuatro instalaciones de este tipo que la Consejería de Medio Ambiente va a crear en toda la comunidad.

El Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (Inaga) ha dado el visto bueno a la creación de un vertedero de residuos industriales no peligrosos en Torrecilla de Valmadrid. La instalación, que empezará a funcionar a finales de 2009, recibirá durante al menos 25 años todos los desechos de este tipo que se generen en el área metropolitana de Zaragoza y en otras 13 comarcas de la provincia y de Teruel.

Se trata del cuarto vertedero que se ubicará en esa zona de Zaragoza tras el de residuos peligrosos, el nuevo ecovertedero levantado en el Parque Tecnológico del Reciclado y el que todavía recibe los residuos urbanos de la ciudad -el de FCC, que tiene que sellarse en breve-. La instalación ahora aprobada será, asimismo, uno de los cuatro depósitos impulsados por el departamento de Medio Ambiente de la DGA para poner en marcha el servicio público autonómico que se encargará de almacenar los residuos industriales no peligrosos y no susceptibles de valorización. Los otros tres equipamientos se construirán en el entorno de Huesca, Teruel y Monzón, pero su tramitación está menos avanzada a pesar de que todos deberían haber estado en funcionamiento a finales de 2008.

La Consejería que dirige Alfredo Boné sacó a concurso en 2006 la construcción y la gestión durante 25 años de esos cuatro vertederos. La oferta elegida en el caso de Zaragoza fue la que presentaron Marcor Ebro y Urbaser, que concurrieron en UTE y crearon una empresa filial: Residuos Industriales de Zaragoza S. A.

El importe de adjudicación de las instalaciones y de su explotación durante un cuarto de siglo fue de 200 millones de euros, pero el presupuesto de construcción del depósito ronda los 29 millones. Como sucede en todos los servicios autonómicos de eliminación de residuos, esa cantidad será adelantada íntegramente por las adjudicatarias. Luego, las empresas recuperarán su inversión mediante las tasas que cobrarán a los usuarios de las instalaciones.

Ocupará 50 hectáreas

El vertedero de residuos industriales estará terminado a finales de 2009 y se construirá en una parcela situada en el kilómetro 26 de la carretera que va hacia Torrecilla de Valmadrid, en las inmediaciones del Parque Tecnológico del Reciclado. La instalación ocupará unas 50 hectáreas y tendrá dos vasos: uno para residuos orgánicos de unos 3,3 millones de metros cúbicos de capacidad, y otro para inorgánicos de unos 8,7 millones de metros cúbicos.

El depósito está dimensionado para recibir cada año unas 250.000 toneladas de residuos industriales, un tipo de desecho no peligroso ni valorizable que incluye lodos, escorias, cenizas plásticos y todos aquellos materiales clasificados como tal en el Catálogo Aragonés de Residuos.

Antes de almacenarse en los vasos, los desechos se tratarán y se clasificarán en una planta anexa que permitirá retirar aquellos que sí puedan valorizarse.

La declaración positiva de impacto ambiental que el Inaga ha concedido a las instalaciones incluye algunas prescripciones. Por ejemplo, se exige que el vertedero cumpla todas las medidas correctoras y protectoras indicadas en el estudio de impacto ambiental y también que el 90% de la línea eléctrica que dé suministro al complejo esté soterrada.

Para el acceso a las instalaciones se contemplan dos alternativas y, según publicó el Boletín Oficial de Aragón ayer, en una de ellas se requiere una autorización previa en materia de vías pecuarias por afección a la Cañada Real de Torrero. En cuanto a las zonas naturales, se restaurarán todas aquellas con especies propias de la zona que resulten afectadas durante las obras o en la fase de sellado del vertedero.

Etiquetas