Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

ZARAGOZA

Más de 200 personas pasan la noche en la calle para optar a una VPO de la Expo

Los primeros llegaron a la cola el viernes a última hora, y han dormido tres días en hamacas y sillas para lograr uno de los alquileres del barrio de Valdespartera.

No solo la hipoteca quita el sueño a muchos ciudadanos. Más de 200 personas pasaron ayer la noche en el entorno de la plaza de Roma para conseguir uno de los arrendamientos de las viviendas que han quedado vacías tras marcharse los trabajadores de la Expo. En concreto se trata de las gestionadas en Valdespartera por la empresa Construcciones Hídricas del Ebro, que comienza hoy la adjudicación de alquileres.

En este caso se trata de unas 180 viviendas, que tienen de media unos 70 metros cuadrados, y que tendrán un coste de alrededor de 350 euros mensuales.

Pero, ¿por qué semejante espera? Un grupo de amigos cogió sitio ya en el portal de la empresa el pasado viernes, hasta 80 personas pasaron la noche del sábado en la calle y ayer, sobre las 20.00, eran ya más de 200. La razón es que en esta ocasión, y como ratificó la semana pasada el Gobierno de Aragón, los alquileres se adjudicarán por estricto orden de inscripción.

A pesar de que se trata de una iniciativa privada, quienes quieren optar a ella deben estar inscritos en el Toc Toc y tener todos los trámites en regla.

"Al principio había una lista que facilitó la empresa a la que nos habíamos apuntado un montón de gente. Yo era la 500. Pero luego las reglas del juego cambiaron y decidieron que se otorgaran por orden de inscripción, y aquí estamos", decía Belén Rodrigo, una de las integrantes de la fila, que se había llevado hasta una silla extensible para pasar el día.

Otros insistieron en que fue Construcciones Hídricas del Ebro quien les avisó, telefónicamente, de las nuevas condiciones.

Algunos se quejaban de la falta de orden. Lo cierto es que los primeros grupos que llegaron se organizaron para apuntarse en una lista e ir dando pequeñas pegatinas -con el número de llegada- a quienes se iban sumando. El sistema no funcionó mal -todo el mundo llevaba su número pegado-, pero muchos se quejaron de la "dejadez" del proceso.

"Es una vergüenza. Esto no es una piñata. Y aunque yo soy uno de los que sí que van a conseguir alquiler, no me parece de recibo que se adjudiquen pisos de esta manera, sin sorteo, haciendo cola", decía uno de los jóvenes, que llevaba el número 10 y prefirió no identificarse.

Algunos de ellos pasaron ya la noche del sábado esperando en la calle ante la sorpresa de viandantes y de quienes estaban por la zona tomando algo en las terrazas y se preguntaban el porqué de semejante fila.

Entre hamacas -que por la noche extendieron- y sillas, muchas botellas de agua, unos perfectos montaditos de gambas, aceitunas y huevo, y hasta una fiambrera de alguna madre preocupada por la espera, intentaban pasar las horas de la mejor forma posible.

Otros se habían organizado para relevarse. Era el caso de Verónica, que esperaba a que su novio acudiese para pasar él la noche en la calle.

Algunos se quejaron de que al tener que trabajar el fin de semana o el lunes desde primerísima hora, no estaban teniendo las mismas oportunidades que el resto de las personas. "Es vergonzoso. No hay igualdad de oportunidades para todo el mundo. Yo he ido esta tarde para ver dónde debía ir mañana a apuntarme y me he encontrado con la cola. No puede ser que, con el beneplácito del Gobierno de Aragón, las empresas hagan lo que quieran como quieran", denunció María Teresa Latre.

Mil viviendas en total

En total, unas mil viviendas protegidas de alquiler saldrán al mercado inmobiliario zaragozano entre finales de año y comienzos del que viene. La mayoría están en Valdespartera (718), pero también hay algunas promociones en Rosales del Canal (172) y en Parque Goya II (191).

El precio depende de los metros a los que se opte. Una residencia de 70 metros cuadrados costará unos 350 euros al mes, mientras que otra de unos 40,55, supondrá unos 215. Aunque Vivienda tendrá que validar el proceso, ya está subvencionado a través del Plan de Vivienda de la DGA con más de 12 millones de euros.

Las condiciones son muy ventajosas, y quienes este fin de semana han soportado la espera aseguran que merecerá la pena. No piensan lo mismo los que se han quedado sin la oportunidad.

Etiquetas