Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

ZARAGOZA

El nuevo paseo de la ribera de La Almozara, lleno de estramonio junto a una zona infantil

Los vecinos alertan de la toxicidad de estas plantas y piden que se retiren ante la presencia de niños en el parque

Los vecinos de La Almozara han alertado de la presencia de estramonio en el nuevo paseo de la ribera del Ebro, a la altura de la calle del Río Guatizalema. Las plantas, altamente venenosas, se encuentran a pocos metros de una zona de juegos infantiles, donde decenas de niños acuden a diario. Fuentes municipales reconocieron su crecimiento en ese sector y aseguraron que la plaga "se está controlando" y se "está al tanto del problema" tanto por los técnicos de Parques y Jardines como por la empresa que ha llevado a cabo esas obras, ya que todavía no han sido recepcionadas por el Ayuntamiento.

La Asociación de Vecinos Río Ebro de La Almozara ya ha transmitido su preocupación al Consistorio, a través de la junta de distrito. "Cualquier niño la puede coger, llevársela a la boca y tener un disgusto. Deberían pensar que pocos saben que son venenosas. Son muy llamativas por la flor y la gente las toca con frecuencia", advirtió ayer José Martínez, vocal de la entidad vecinal. De hecho, el estramonio es especialmente peligroso para los menores.

Los expertos consideran que esta planta es muy venenosa. Las intoxicaciones se producen por ingestión de las semillas (dentro de una especie de bulbo), que tienen un gusto dulzón. Precisamente, es en esta época (principios de septiembre), cuando se cae la flor, cuando más peligrosa resulta.

Hasta ahora, en esa zona próxima a la ribera no se había detectado la presencia de esta planta, que suele crecer en zonas de escombros, solares o lugares donde el terreno se ha removido. Así, todo parece indicar que las semillas llegaron hasta allí con la tierra que se trasladó para hacer el nuevo paseo de la ribera del Ebro. Algunos expertos consultados ya han observado algunos de estos arbustos en otras zonas de nueva creación cerca del río, pero ningún foco tan llamativo como este, a pocos metros de una zona infantil.

Ayer, ninguna de las madres que se encontraban con sus pequeños en el parque sabía que estas plantas eran venenosas y alguna se alarmaba por las numerosas veces que los pequeños juegan con ellas o "simplemente van a coger un balón entre los matojos". "Es ilógico que Parques y Jardines no las corte sabiendo que son peligrosos para los niños. Es casi imposible controlar que se acerquen", criticó una de las vecinas que paseaban por la nueva zona verde.

De hecho, los vecinos consideran que la presencia del estramonio se debe a la "dejadez" general en la que está inmersa la zona. Recuerdan que hay muchas plantas y árboles secos, las fuentes no tienen agua y hay charcas con cientos de mosquitos. "Nos preocupa que no se tomen cartas en el asunto, porque si ahora está así con la Expo, ¿cómo estará cuando pase?", se preguntó José Martínez.

Por su parte, aunque reconocieron su toxicidad y la proliferación de esta planta en la ribera, algunos expertos del grupo ecologista de Ansar tranquilizaron a los vecinos de La Almozara, y consideraron que solo sería necesario informar en todo caso de la toxicidad del estramonio, pero no llegar al extremo de retirarlo ni cortarlo. Recordaron que en muchos casos en los jardines se plantan azaleas, también tóxicas.

Etiquetas