Despliega el menú
Zaragoza

ZARAGOZA

El Ayuntamiento aplaza la apertura del ecovertedero hasta después del verano

La planta de reciclaje, que acumula más de un año de retraso, lleva tres semanas con las pruebas paralizadas

El futuro ecovertedero, que reciclará los residuos de la capital aragonesa y otros 62 municipios, acaba de sufrir un nuevo revés. El Ayuntamiento de Zaragoza ha paralizado las pruebas previas a la entrada en servicio de la planta de reciclaje, cuya apertura se aplaza al menos hasta después del verano. El motivo argumentado por el Consistorio es la necesidad de evaluar los resultados de las dos primeras fases del plan de puesta en marcha antes de pasar a la tercera y rechaza dar una fecha de inauguración pese a que la instalación acumula más de un año de retraso.

La obra del ecovertedero se adjudicó en 2002 y por múltiples complicaciones, sobre todo de tipo urbanístico, las obras no pudieron comenzar hasta mayo de 2005. La construcción de las instalaciones deberían haber concluido en mayo de 2007, pero los trabajos de construcción se retrasaron hasta abril de este año.

Las obras de la planta de reciclaje tiene un presupuesto de 76,67 millones de euros, de los que 30,4 proceden de la Unión Europea. El recinto, de 49 hectáreas de superficie, puede reciclar unas 450.000 toneladas al año y otras 15.000 de envases, aunque se estima que de momento entrarán 275.000.

La primera fase de pruebas comenzó en mayo. Durante dos semanas se trataron unas 100 toneladas diarias de basura. Después se pasó a la segunda etapa del plan de puesta en marcha, con 200 toneladas. A finales de mayo, la empresa concesionaria de la planta, Urbaser, solicitó permiso para iniciar la tercera fase, que prevé el tratamiento de unas 400 toneladas de basura. En teoría, en junio se deberían haber finalizado las pruebas y la planta debería haber entrado en servicio, pero el Ayuntamiento no aprobó que se incrementará el volumen de residuos tratados.

En las instalaciones siguieron entrando 200 toneladas de basura para su tratamiento hasta mediados de junio, hasta que finalmente Urbaser decidió parar, ya que esta situación no suponía ningún tipo de progreso en el plan de puesta en marcha. La empresa ha presentado dos informes de momento, pero no han sido suficientes para que se les dé el visto bueno a continuar con los ensayos.

Pendiente de informes técnicos

En teoría, según el Ayuntamiento, todo está pendiente de informes que garanticen que la segunda fase del periodo de pruebas se ha completado con éxito. Solo en ese momento se autorizará la tercera, que precisará de 10 o 15 días.

Aún quedará una cuarta etapa por cubrir, durante la que la planta recibirá 800 toneladas de residuos diarios. De momento, la concejal de Servicios Públicos, Carmen Dueso, solo confirmó que las pruebas continuarán durante todo el verano. Ante la paralización del plan de puesta en marcha, la adjudicataria, que ya ha contratado a la mitad de los 140 trabajadores que precisa la planta, ha solicitado empezar a tratar los envases, ya que esa línea de reciclaje ya está aprobada. Pero el Ayuntamiento de Zaragoza todavía no ha contestado a esa solicitud

Etiquetas