Despliega el menú
Zaragoza

ZARAGOZA

Belloch denuncia ante la Policía los daños en las esculturas del Paseo

Califica de "bárbaro atentado" los destrozos causados a las obras de Manolo Valdés y quiere que se investiguen los hechos. Los agentes buscarán grabaciones para identificar a los autores

El Ayuntamiento de Zaragoza ha denunciado ante la Delegación del Gobierno en Aragón los destrozos que han sufrido las esculturas de Manolo Valdés del paseo de la Independencia los últimos días. En concreto, el domingo por la mañana aparecieron diversas pintadas en dos de las "Meninas" y, ese mismo día por la noche, en la celebración de la victoria de España en la Eurocopa de fútbol, tiraron el tocado de otra de las obras, la titulada "Irene I".

En el encuentro que mantuvo con los responsables de la Fundación la Caixa, organizadora de la muestra, el alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, mostró su malestar por este acto de gamberrismo que calificó de "bárbaro atentado". La intención del Consistorio es llegar al quid del asunto y encontrar a los responsables. Por ello, ha interpuesto esta denuncia gubernamental, para que sea la Policía Nacional la que investigue los hechos, e intente incluso encontrar grabaciones de los establecimientos y entidades bancarias próximas que recojan el momento de la agresión y a sus autores.

En estos momentos, la Policía Local carece de los mecanismos necesarios para proceder a este tipo de acciones o investigación. "Tenemos que acudir a la Policía Nacional precisamente para que se hagan cargo de estos actos vandálicos. Con las esculturas del Paseo han ido más allá", aseguró el primer teniente de alcalde, Fernando Gimeno, que precisó que es la Fundación Caixa, a través de un seguro que posee, la que se hace cargo del coste de la reparación de las esculturas. De hecho, ayer por la tarde varios técnicos se desplazaron a Zaragoza desde Madrid para volver a dejar en su estado original las obras. Además, se limpiaron los grafitis de las "Meninas".

Pendiente de la ordenanza

Precisamente, dentro de unas semanas, el Ayuntamiento de Zaragoza tendrá más competencia para regular este tipo de acciones. El pleno de la semana pasada aprobó inicialmente la ordenanza cívica con el apoyo del equipo de gobierno PSOE-PAR y del Partido Popular. Votaron en contra Chunta Aragonesista e Izquierda Unida. Deberá ratificarse este mes de julio, tras superar el periodo de exposición pública.

Esta nueva normativa está especialmente destinada sobre todo a perseguir el vandalismo y los grafitis, el abandono de excrementos de perros y para proteger las zonas verdes. Las sanciones máximas pueden alcanzar los 1.500 euros. Las leves tienen una multa de hasta 500. No obstante, se permitirá la sustitución de la sanción por servicios sociales a favor de la comunidad en algunos casos.

Esta ordenanza ha permanecido paralizada durante bastante tiempo por el rechazo de los grupos de la oposición. Sin embargo, el alcalde de Zaragoza decidió agilizarla de nuevo y aprobarla en Junta de Gobierno tras las pintadas que aparecieron en la Pasarela de Manterola a los pocos días de su inauguración. Para sacarla adelante, ha tenido que quitar aspectos tan controvertidos como el botellón y aceptar algunas prescripciones del PP, para conseguir su apoyo. Plantearon cambios en la nueva normativa, como potenciar los trabajos en servicio de la comunidad.

Pero los daños a las esculturas del paseo de la Independencia no fueron los únicos que se produjeron el domingo por la noche, cuando miles de ciudadanos salieron a la calle para celebrar el triunfo de la selección española. En el entorno de la plaza de España, apareció un contenedor quemado y la plaza de Los Sitios amaneció de "resaca". Las brigadas municipales se afanaron desde primera hora en retirar la basura acumulada en el entorno y dentro de la fuente. Operarios de FCC tuvieron que limpiar el monumento por dentro para sacar los desechos que se habían concentrado.

Etiquetas