Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

ZARAGOZA

El fiscal ofrece la expulsión del país a un acusado de tentativa de homicidio

El ministerio público rebajó de 5 a 3 años su petición de cárcel y propuso que tras cumplir las tres cuartas partes -solo le faltan cuatro meses-, el acusado sea enviado a Marruecos.

La Sección Primera de la Audiencia de Zaragoza se despachó ayer un juicio por tentativa de homicidio en escasos cinco minutos. Y lo hizo después de que el fiscal le ofreciera al imputado una rebaja de condena, a cambio de aceptar la expulsión del país. El procesado, el súbdito marroquí Abdelkhalek Boukar, aceptó sin dudarlo el acuerdo y se reconoció autor de las graves lesiones sufridas por otro inmigrante, al que cortó el cuello con un vaso roto. El ministerio público pedía inicialmente una pena de cinco años de prisión, pero la dejó en tres. Y cuando el procesado haya cumplido las tres cuartas partes, lo que ocurrirá dentro de cuatro meses, será enviado a Marruecos.

La agresión se produjo el 5 agosto de 2006, en el interior de un bar de la calle de San Blas, en el Casco Histórico de Zaragoza. En plena discusión, el acusado rompió un vaso de cristal y atacó con él a la víctima. Según el escrito de calificación fiscal, Abdelkhalek Boukar "se dirigió al cuello -del hombre- con evidente ánimo de matar". El inmigrante no pudo repeler la agresión y sufrió varios cortes en el cuello y en el rostro, que le hicieron desplomarse en el suelo. Su atacante abandonó el local corriendo, pero fue detenido poco después por la Policía.

Según el informe forense, a la víctima le han quedado como secuelas una cicatriz facial de 6 centímetros, otra en la región cervical de 4 centímetros, y una tercera en el dorso de la mano derecha, también de 4 centímetros. Para la curación de estas heridas, el hombre precisó tratamiento quirúrgico sin hospitalización, durante un periodo de 64 días (20 de ellos impeditivos).

Tras considerarlo presunto autor de un delito de tentativa de homicidio, el juez de guardia decretó en su día prisión provisional para Abdelkhalek Boukar. Y desde entonces, ha pasado un año y nueve meses. Durante este tiempo, la abogada de la defensa, Inmaculada Pérez García, ha solicitado en tres ocasiones la puesta en libertad del imputado, pero nunca se la han concedido.

Trastorno mental transitorio

La letrada zaragozana acudió ayer al juicio con la intención de solicitar que a su cliente se le aplicara la eximente incompleta de trastorno mental transitorio. "Este hombre sufrió un grave accidente laboral en España, le fue diagnosticado un shock postraumático y estaba medicado por epilepsia", explicó a la conclusión de la vista "exprés". La abogada considera que el día de autos el hombre mezcló los fármacos con alguna otra sustancia, "lo que le mermó sus facultades cognitivas".

En la fase de instrucción del caso, la defensa pidió que el centro de salud Ramón y Cajal de Zaragoza remitiera al juez el historial médico-psiquiátrico del procesado. Como no se había obtenido, la abogada tenía intención de volver a requerir esta prueba durante la celebración de la vista oral en la Audiencia Provincial.

Durante el escaso tiempo que duró su intervención en el juicio, el fiscal modificó la petición de cárcel, pero no la cuantía de la responsabilidad civil. De hecho, el ministerio público solicitó al tribunal que el imputado sea obligado a indemnizar a la víctima con un total de 5.200 euros, 2.200 por los días que tardó en curar y otros 3.000 por las secuelas sufridas.

Sin embargo, Abdelkhalek Boukar no desembolsará ninguna cantidad, puesto que ha sido declarado insolvente. El procesado lleva once años en España, y cuando fue detenido en 2006 se encontraba en situación irregular.

Etiquetas