Despliega el menú
Zaragoza

ZARAGOZA

El Puente del Milenio entra en fase de acabados

Se han demolido los apoyos provisionales en el Ebro y se ha empezado a retirar la península. Lo más crítico está ya superado, pero faltan los remates.

Acabadas con éxito las operaciones más complejas en la construcción del puente del Tercer Milenio, como cuando el arco tuvo que soportar toda la carga a principios de mes, ahora solo restan los remates: "la iluminación, el pavimento o las barandillas para ponerlo guapo", explicó el ingeniero Guillermo Capellán, del equipo de Arenas & Asociados, que ha diseñado esta gran infraestructura que cerrará el Tercer Cinturón de la ciudad.

"Todo lo importante para que el puente funcione ya está hecho". Lo que queda es ir retirando poco a poco todas las cimbras que ha habido que montar para hormigonar el arco, una tarea imprescindible para poder asfaltar el puente, así como los apoyos provisionales en el cauce que se pusieron para poder lanzar las dovelas que componen el tablero. Asimismo se ha comenzado a quitar del río la península de tierra que fue necesario crear para poder trabajar en la cimentación de esta gran escultura de hormigón blanco de 216 metros de vano, 270 de longitud, 36 de alto y 43 metros de anchura: 21 destinados a seis carriles de circulación, tres por sentido; dos metros destinados a mediana; 6,60 a carriles bici; y dos aceras de cinco metros de anchura, protegidas del viento y la lluvia con unas galerías de vidrio curvado, dispuesto sobre una estructura de arcos de acero inoxidable. Precisamente será la ejecución de todos estos detalles la que retrase la inauguración del puente del Tercer Milenio a pocos días antes de la Expo.

Fuentes de Zaragoza Alta Velocidad aseguraron que el puente está ya construido y lo que falta es la instalación de los suelos de madera en las pasarelas peatonales y la colocación de los 300 puntos de luz que lo iluminarán.

Guillermo Capellán no se atrevió a dar una fecha definitiva de conclusión de los trabajos, si bien aseguró que estaría listo antes de la apertura de la muestra internacional. Las obras en los accesos al puente del Tercer Milenio complican también su puesta en funcionamiento: "Hay tal caos de obras en el triángulo de La Almozara, tanta actividad junta, que no sabemos cuándo se podrá abrir el puente", añadió. También el alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, ha reconocido en más de una ocasión que la demora en la urbanización de los accesos está condicionando todo el acabado de esta gran obra de ingeniería de 30.000 toneladas de peso.

El Puente del Tercer Milenio, de enorme complejidad, acumula un año de retraso y un desfase del 50%. A final de agosto de 2005 los responsables políticos de Zaragoza Alta Velocidad y del Ayuntamiento señalaron que estaría terminado en 18 meses, es decir, el primer trimestre de 2007, y que costaría en total 22, 8 millones de euros. Más de un año después, las obras aún no han concluido y se han disparado 10,9 millones más de lo previsto por las dificultades encontradas en la fase de la cimentación que obligaron a hacer pilotajes de hasta 70 metros de profundidad. Otras razones del sobrecoste son los materiales de alta resistencia utilizados y la planta de fabricación construida ex profeso.

El Puente del Milenio ha pasado por tres momentos clave: el de la cimentación, que debía haber concluido en diciembre de 2005 pero se alargó bastante más; la ejecución del tablero que no concluyó hasta el verano de 2007 y la puesta en carga del sistema, en abril de este año.

Etiquetas