Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Zaragoza y sus calles

La avenida de América: el eje comercial y bullicioso de una 'república independiente'

La avenida de América transmite el espíritu reivindicativo de Torrero. Conecta el cementerio con el Canal entre decenas de tiendas y una cárcel okupada.

14/04/2018 a las 05:00
Imágenes de la Avenida de América en 'Zaragoza, calle a calle'

Desde el cementerio hasta el Canal, en una perfecta línea recta –comercial, con mucho tráfico y poco aparcamiento–, la avenida de América es un claro ejemplo de lo que supone ser la calle vertebradora de un barrio con mayúsculas. Une a sus vecinos en torno a tiendas de cercanía y conversaciones a pie de calle, y condensa la historia de una zona, Torrero, con el espíritu propio de una ‘república independiente’.

Desde el norte, la avenida comienza en el puente de América sobre el Canal Imperial, que guía las aguas desde finales del siglo XVIII por el impulso del Conde de Aranda y Ramón Pignatelli. La obra que unió las dos orillas, protegida por su interés arquitectónico, tiene la firma del ingeniero del canal, José María Royo, y del arquitecto municipal Ricardo Magdalena, allá por 1903. Pero casi un siglo antes ya se había ejecutado un paso más humilde para dar servicio al barrio. "Lo hicieron los del Regimiento de América, que estaban acuartelados al lado, y de ahí el nombre", explica Joaquín Salvador, presidente de la asociación de vecinos Venecia Montes de Torrero.

Por aquel entonces, "había canteras de yeso, que ahora dan nombre a la plaza, y la avenida de América era el camino del cementerio", señala el portavoz vecinal. El canal era navegable y por él se transportaban mercancías, lo que junto a la industria propició un aumento de la población. En el número 8 de la avenida se encuentra la parroquia de San Francisco de Asís desde 1926. Y poco más adelante, un mercado que "ahora solo conserva cuatro o cinco puestos", lamenta Salvador.

Sin embargo, este vial sigue siendo el principal eje comercial del barrio, con una nutrida presencia de tiendas y establecimientos. Entre ellos se encuentra la más antigua (desde 1942), las Bodegas Lozano. "Antes la gente venía todos los días a por un cuarto de litro de vino, como el que va a por el pan, pero ahora ha cambiado mucho todo", subraya Chema Lozano, que representa a la tercera generación al frente del negocio.

"Conservamos una clientela fiel, de toda la vida, pero también gente nueva. Antes en el barrio nos conocíamos todos, y aunque mantiene esa esencia de pueblo pequeño, ahora la gente va más a su aire", explica. Chema tiene relevo ­con sus dos hijos, aunque "harán lo que quieran". "Si podemos, seguiremos aquí", reconoce.

Más adelante, en la acera de los pares, Margarita Ballarín tiene una tienda de ropa y es la presidenta de la asociación Sector Comercial de Torrero. "Con la crisis se han cerrado algunos locales, pero el impacto ha sido menor que en otros barrios", señala. A su juicio, la avenida "sigue siendo un eje de compras vivo" gracias, en parte, a "una oferta variada y clientes fieles". En esta calle se encuentra el germen de la cadena de Frutos Secos El Rincón, que abrió el primer local junto a la floristería de la familia que luego vio proliferar sus características fachadas amarillas por toda la ciudad y buena parte de España.

Ballarín destaca que "sí, es un barrio, pero está bien conectado con el centro de la ciudad". Porque líneas de bus no les faltan. Hasta siete recorren la avenida de América (31, 33, 34, 39, 42, C1 y C4) fundamentalmente para llegar hasta el cementerio. A cambio, "es casi imposible aparcar por aquí", critica Ballarín. Una idea que comparte Salvador. "Además de que no hay aparcamiento, hay mucho tráfico que daña el asfalto", recuerda. Según los datos del Ayuntamiento, más de 10.300 coches circulan a diario por la avenida, pese a que el vehículo privado solo cuenta con un carril, al que se le suma el reservado para el bus y los taxis.

Los vecinos llevan desde 2013 reclamando al Consistorio una reforma integral, más allá de "parches que terminan levantando los buses", denuncian. Y si algo es este barrio es reivindicativo. Buena muestra de ello es su socarrona proclamación como ‘república independiente’ el 28 de diciembre de 2007, como crítica hacia el gobierno municipal de la época por el diseño del Tercer Cinturón. Hoy se sigue celebrando e incluso nombran embajadores.

La prisión

Camino del cementerio se encuentra uno de los símbolos de la avenida de América, la antigua cárcel provincial de Torrero. Se proyectó en 1926 y en origen tenía capacidad para 300 reclusos. Existían varios tipos de celdas (comunes, de castigo...) así como capilla, enfermería, talleres y economato, entre otros. "En la guerra, metían allí a la gente para subirlos después a fusilar al cementerio, como bien documentó el Gumersindo de Estella (cura capuchino de la prisión)", relata Salvador, para quien "hay una estrecha vinculación" entre los vecinos del barrio y el centro penitenciario, que ahora solo conserva el pabellón de entrada, okupado por los jóvenes del Centro Social Kike Mur.

Del primer tranvía electrificado a las siete líneas de autobús

Del primer tranvía electrificado a las siete líneas de autobús

La avenida de América ha sido desde hace décadas el principal eje de circulación de Torrero. La necesidad de conectar el cementerio con el Centro hizo de este vial protagonista de la movilidad en Zaragoza. En 1885 se creó la sociedad Los Tranvías de Zaragoza para comenzar a operar convoyes tirados por mulas, y una de las primeras fue la que dio servicio a Torrero. Además, en 1902 se convirtió en la primera electrificada de la capital aragonesa. Dos líneas tienen especial vinculación con el barrio. La 5 conectaba la plaza de España con el puente de América, mientras que la 8 unía Torrero con el cementerio. "Solo tenía un carril, por lo que en la plaza de las Canteras no daba la vuelta, sino que el conductor cambiaba de lado", relata Joaquín Salvador, portavoz vecinal. Hoy atraviesan la avenida siete líneas de bus.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo