Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

LA CIUDAD DEL MOTOR

Unas 10.000 personas acuden al nuevo circuito de Alcañiz en su inauguración

La apertura sirvió de ensayo para las World Series de octubre, verdadera prueba de fuegoLos actos estuvieron llenos de guiños y recuerdos al antiguo recorrido urbanoBiel dice que la Ciudad del Motor es "uno de los proyectos más importantes de Aragón"

Una de las carreras disputadas en el Motorland
Unas 10.000 personas acuden al nuevo circuito de Alcañiz en su inauguración
JOSÉ M. MARCO

Seis años después de que exigencias de seguridad terminaran con el último circuito urbano de España, el ya mítico Guadalope, Alcañiz vuelve a contar con una pista de velocidad del más alto nivel. Unas 10.000 personas, según los cálculos de la organización, acudieron ayer a la Ciudad del Motor para participar en la inauguración del nuevo circuito de Motorland, una instalación puntera en la que el Gobierno de Aragón ya ha invertido casi 80 millones de euros para tratar de convertirla en un referente internacional.

Aunque el estreno oficial de este equipamiento llegará a finales de octubre con la celebración de las World Series de Renault, un evento que se espera atraiga a entre 20.000 y 40.000 personas, muchos aficionados no quisieron perderse las primeras competiciones disputadas en esta pista diseñada por el gurú mundial de los circuitos, el alemán Hermann Tilke, y por el piloto español de Fórmula 1 Pedro Martínez de la Rosa.

 

Durante toda la mañana, la afluencia de coches procedentes de Alcañiz, del Bajo Aragón y de otros puntos de dentro y de fuera de la Comunidad fue incesante, aunque las enormes dimensiones de Motorland hicieron que las gradas quedaran muy lejos del lleno. El sol y los 30 grados de temperatura ayudaron a que la jornada de puertas abiertas quedara más que lucida y sirviera como ensayo para lo que se avecina.

 

Desde el pasado jueves, por el nuevo circuito han pasado unos 15.000 visitantes, lo que ha superado ampliamente las previsiones. Los organizadores aseguran que todo ha funcionado según lo previsto, pero ayer tanto en las gradas como en la zona del 'paddock' se dejaron notar algunas carencias y puntos débiles que sin duda podrán solucionarse de cara a los grandes eventos.

Homenaje al doctor Repollés

La inauguración de la pista de velocidad de la Ciudad del Motor estuvo llena de guiños y recuerdos al viejo circuito urbano de Alcañiz y a todas aquellas personas que desde 1965 trabajaron para que esta ciudad fuera un referente del automovilismo. Se descubrió una placa en homenaje al principal precursor del Guadalope, el doctor Joaquín Repollés, y otra que está situada justo en la línea de meta y que recuerda, con un viejo guardarrail, cuál fue el precedente de Motorland.

 

Además, también se entregó un reconocimiento a una decena de promotores, voluntarios y organizadores del antiguo circuito Guadalope.

Durante los discursos, el presidente aragonés, Marcelino Iglesias, sostuvo que Motorland es "una muestra del compromiso del Gobierno de Aragón con la provincia de Teruel y con el Bajo Aragón". "Este circuito colma las expectativas de todos los aficionados del mundo del motor", destacó. Por su parte, el vicepresidente, José Ángel Biel, no dudó en calificar Motorland como "uno de los proyectos más importantes y emblemáticos" que se han llevado a cabo en Aragón.

 

"Hay que seguir haciendo cosas, esto no ha hecho nada más que empezar -recordó Biel visiblemente satisfecho-. Ahí detrás (en referencia a la parte trasera de las tribunas) hay que hacer un edificio de Norman Foster y alguna idea más que se irá conociendo porque al Gobierno de Aragón y a los alcañizanos las ideas no se nos terminan nunca. El día que se nos acaben será porque nos hemos muerto", dijo. Los actos oficiales terminaron con el protocolario corte de cinta. Después, todos los invitados y el público pudieron disfrutar del primer campeonato de automovilismo disputado en la Ciudad del Motor.

 

El nuevo circuito de velocidad ha echado a andar con la agenda completa hasta finales de año gracias a todo tipo de pruebas competitivas y empresariales. Sus responsables aseguran que la viabilidad de su faceta deportiva está garantizada, pero además trabajan en un segundo pilar básico: un parque tecnológico de 21 hectáreas que concentrará empresas e instituciones dedicadas a I+D+i del mundo del motor, el diseño y la seguridad vial.

 

De momento, ya se han cerrado acuerdos para que se instalen cuatro empresas, el I3A de la Universidad de Zaragoza y el Centro Zaragoza de investigación de accidentes. Una tercera fuente de negocio serán los locales comerciales de la tribuna de Norman Foster.

Etiquetas